you're reading...
Uncategorized

Haití, el país de la desesperanza

Es el verano, casi el otoño de 1991 y estoy en el aeropuerto de Puerto Príncipe, escondido bajo una mesa de la cafetería. Afuera se escuchan disparos, varios de los cuales iban en dirección a la terminal aérea.

 Apremiado por las balas, miro desde debajo de la mesa y alcanzo a ver a la distancia camiones de carga, unos llenos de militares, otros llenos simplemente de hombres en camiseta armados con rifles, pistolas, o hasta con bates de béisbol. Todos se dirigen hacia el aeropuerto.

 Estaba yo en Puerto Príncipe como reportero, parte de una delegación encabezada por diplomáticos de la OEA que viajaron a Haití a tratar de negociar con el general golpista Raoul Cedras, para buscar la reposición en el poder del legítimo presidente haitiano, Jean-Bertrand Aristide.

 Pero antes de que las negociaciones se pudieran echar a andar, Cedras mandó tropas y grupos paramilitares – herederos de los temibles ton-ton macoutes – a recibir a la delegación diplomática con los hechos y la intimidación de las balas.

 La recepción tuvo su efecto – menos de dos horas después de los primeros disparos, todos los miembros de la delegación abandonábamos Haití apresuradamente a bordo del avión de la Fuerza Aérea Canadiense que nos había llevado desde Washington, D.C.

 Fue mi única experiencia haitiana, pero una que me generó una enorme curiosidad sobre Haití y su historia.

 La noche del 13 de enero de 2010, en un tren entre Springfield (Illinois) y Chicago, me llega a la blackberry la noticia del terremoto que ha devastado Puerto Príncipe.

 Pienso en mis propios recuerdos y experiencias en la ciudad de México el 19 de septiembre de 1985, pienso en el terremoto que asoló Managua en 1972.

Son eventos que cambian el perfil de un pueblo, de una sociedad.

¿Cuál será el efecto en Haití? Haití es y sigue siendo el país de la desesperanza, el que no ha podido ser, el que nunca llega a hacer realidad su proyecto de nación – todo se le opone: la pobreza endémica, el analfabetismo, el hambre, la arrogancia de las potencias que han visto en el pequeño pedazo de isla algún interés (Francia, Estados Unidos), la corrupción de gobiernos como el de los Duvalier, o el de Cedras, la ineficiencia hasta de regímenes electos democráticamente, como el de Aristide.

Y la naturaleza también. Antes y siempre huracanes, y ahora el terremoto.

La pregunta es si Haití tiene la capacidad como nación de levantarse de las ruinas, o si el terremoto es otra capa de tierra que se echa encima de una tumba colectiva que el mundo ha olvidado.

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

enero 2010
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: