you're reading...
Estados Unidos, Politica

Obama: de regreso a hacer campaña

Tras un año en la Casa Blanca, Barack Obama parece haber descubierto que es más fácil hacer campaña que gobernar; prometer, que ejecutar; entusiasmar, que consensuar o imponer. En sólo un año de gobierno, la “mayoría de hierro” de que gozaba en el Senado (60 escaños) ha quedado severamente dañada tras perderse el asiento de su antiguo padrino Ted Kennedy, y el propio escaño que ocupó por Illinois está en peligro para las generales de noviembre. A tal grado llega la situación, que Obama ha tenido que usar el púlpito de su informe de gobierno para urgir a los demócratas a que “no huyan hacia las montañas” en pánico.

En juego está la posibilidad de ejecutar una ambiciosa agenda social y política. Tras 13 meses en el cargo, esa agenda está flaca: la reforma a la salud pende de un hilo que se adelgaza día tras día; la reforma migratoria ha quedado aplazada para quién sabe cuándo; Obama ha tenido que olvidarse de promesas hechas a los grupos ecologistas, presionado por la dependencia del petróleo importado y las posturas de China; y su rescate económico aún tiene mucho camino que recorrer, puesto que la economía nacional sigue en recesión, la tasa de desempleo sigue en torno al 10 por ciento, y los niveles de consumo siguen planos.

Ante esta situación, Obama ha elegido un curioso camino: volver al circuito de campaña, en parte para tratar de impulsar al Partido Demócrata a recuperar parte de sus pérdidas, y en parte para tratar de vender de nuevo, aunque empaquetado en un celofán diferente, su mensaje de cambio.

Dos hechos apuntan en ese sentido: el regreso al equipo presidencial de David Plouffe, quien fuera su jefe de campaña, para coordinar la estrategia electoral del Partido Demócrata. El sentido es claro: muchos escaños federales y gubernaturas están en juego este año, y de la supremacía demócrata depende la capacidad de Obama de avanzar y aplicar su agenda ante unos republicanos cada vez más fieros. Prueba de ello se tuvo el 3 de febrero cuando, contra toda lógica y forma, Obama agarró el teléfono y llamó al gobernador de Illinois, Pat Quinn, para felicitarle por haber ganado la primaria demócrata para la gubernatura frente al contralor estatal Dan Hynes … cuando los votos todavía no se habían terminado de contar y Hynes apuntaba a la posibilidad de pedir un recuento. El “beso presidencial” mató a Hynes, y le dio el espaldarazo a Quinn para lo que será una dura campaña de reelección.

El otro hecho a seguir es la dificultad que está teniendo Obama para volverse a conectar con la base ciudadana que le dio el triunfo en 2008: la amplísima, pero políticamente veleidosa clase media norteamericana. Un reciente reporte del Washington Post daba cuenta de ese problema, que es un problema de mensaje. Obama, al parecer, se ha dejado absorber por el microcosmos de Washington y se ha olvidado de la base – de ahí la necesidad de reconectar políticamente poniendo a Plouffe a cargo de las campañas del 2010 – o bien, en una visión más cínica, nunca tuvo realmente intención de conectarse con esa base, pero necesita urgentemente de su apoyo para seguir validando su agenda. Esos problemas de mensaje apuntan a David Axelrod, el principal asesor de Obama y considerado por muchos el forjador de la imagen del Obama Candidato. La necesidad de gobernar en Washington con una oposición intransigente, una economía que no levanta, el desgaste de la guerra en Afganistán, junto con la propia inconsistencia de Obama como mandatario, han hecho que la imagen de Obama Candidato no haya sido traducible a la de Obama Presidente.

Por eso, Obama parece retirarse estratégicamente hacia actividades y discursos de campaña. Es el terreno que conoce, en el que está cómodo, en el que Axelrod y Plouffe parecen tener mayor control sobre mensajes y estrategias. El problema para Obama es que en campaña, no se decide nada. Es hora que tome decisiones, no que haga más promesas.

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: