you're reading...
Literatura

Dos libros, dos modos de reflexionar: libros de Gabriel Bernal y Jochy Herrera

Jochy Herrera, centro, en la presentacion de Extrasistoles en Santo Domingo, Rep. Dom

Tomo como punto de partida del ensayo filosófico la “Poética del Espacio” (1958), donde Gaston Bachelard establece una fenomenología de los objetos y los espacios humanos que ha influido en mi forma de pensar desde que leí el libro por vez primera en 1980 o 1981. Busco, desde entonces, en la lectura de ensayos aquellos que me permitan establecer una relación directa, visual, con el objeto del que se habla.

Dos libros recientes me han dado esa perspectiva, publicados con solo meses de distancia entre sí, uno en México y el otro en Estados Unidos.

De muy reciente aparición, bajo el sello de MediaIsla (de inspiración dominicana, pero domiciliado en Miami) sale a la luz “Seducir los Sentidos”, de Jochy Herrera, escritor y cardiólogo dominicano radicado en Chicago, quien ya en el 2009 había publicado “Extrasístoles” con el sello Vocesueltas, una recopilación de ensayos con la medicina o la ciencia como trasfondo.

“Seducir los sentidos” es diferente. Aunque muchos de los textos comparten con los de “Extrasístoles” el haber sido publicados en publicaciones como Contratiempo, Zorros y Erizos, Fe de Erratas, o la Jornada Semanal entre otros, los de Seducir los Sentidos abordan el arte, la literatura, el erotismo, la música, o la cultura.

Dividido en secciones– Provocaciones, La palabra lúdica, La mirada espejo, Escuchar la idea, Conversaciones, Rastros y La morada de los mitos—“Seducir los sentidos” abarca temas que le inquietan a Jochy, quizás porque no le inquietan, y deberían inquietarle, a mucha gente: la poesía como arte amatorio, la lucha de eros contra logos, el sentido de la fe en el mundo posmoderno.

Tuve el especial gusto, a principios de marzo, de presentar el libro de Jochy en National-Louis University, en Chicago. Reproduzco aquí algunos fragmentos de esa presentación.

Escribió José Emilio Pacheco, estos versos a fines de los cuarenta.

En Arte Poética I dice:

Tenemos una sola cosa que describir: este mundo,

Y en Arte Poética II, afirma:

Escribe lo que quieras.

Di lo que se antoje:

de todas formas vas a ser condenado.

Yo creo que la condena de Jochy Herrera va a ser seguirse fijándose demasiado en las aristas y los recovecos del mundo, del cine, de la música, y de la cultura. Es demasiado curioso, y demasiado inquisitivo, como para que salga ileso en el momento del Juicio Final.

Tengo por hecho que, por ejemplo, San Pedro no le va tolerar su gusto excesivo por Penélope Cruz (en relación al artículo El discreto encanto de Penélope Cruz, publicado en la sección La mirada espejo). Probablemente porque sospecho que San Pedro fue siempre un viejo rabo verde, al que le gustaba María Magdalena, y que cuando ella le rechazó, él conspiró para que el evangelio de la Magdalena fuese excluid0 de los textos sagrados.

O eso dicen.

Tampoco le irá bien a Jochy con el Diablo, a quien me cuentan le molestó la entrevista con Fernando Savater que ustedes podrán leer en Seducir los Sentidos (sección Conversaciones), y donde Savater reafirma el carácter individual de la fe. Algo que no le gusta nadita al diablo que es un ente colectivo y burocrático.

La óptica de Bachelard es la óptica de Jochy Herrera, en el sentido en que este último seduce a su lector, al desmenuzar el cine de Fellini, Kubrick, o Tornatore; al compartir el poder de la literatura de la Isla Hispaniola, que hoy se manifiesta en gente como René Rodríguez Soriano, Edwige Danticat, Junot Díaz, o Dedé Mirabal.

Jochy seduce los sentidos del lector, que no sólo es el de la vista. El buen lector lee con los ojos, pero se entrega al texto con la evocación, el sueno, la memoria, y la fantasía. Nos sugiere Jochy que la seducción no es física, no es estética; que aunque parte del cuerpo, trasciende al cuerpo y es un acto poético y metafísico. Por ello los ojos siguen el trazado de la tinta sobre el papel, pero es la mente la que explora el sentido real del texto, en un acto de amor silencioso y eterno.

A Jochy, médico, ensayista y loco, le dedico otro poema de Pacheco, éste ya de 1999, llamado Corporal.

El cuerpo real, lo corporal que se acaba

pero siempre regresa en los otros cuerpos.

Allí encontramos

la única inmortalidad que no es humo.

Algunos meses antes que el libro de Jochy Herrera apareció en México, bajo el sello de Libros Magenta, “La guerra fue breve”, quinto título del poeta, ensayista y crítico Gabriel Bernal Granados (1973).

 

Gabriel, otro bachelardiano a mi modo de ver, con quien como con Jochy me une una entrañable amistad, ha logrado con “La guerra fue breve” una interesantísima mezcla de subgéneros narrativos: salta con particular habilidad de lo autobiográfico, a lo ficticio, a la crítica artística, y de alguna manera el conjunto del libro se siente como una sola narrativa, una exploración de las ensoñaciones.

No es en vano que el autor se refiera frecuentemente a Borges, que tenía la misma habilidad para llevar de la mano al lector por los campos que el escritor quería, no los que su público pudiese anhelar.

Siento una especial atracción, y por ello recomiendo con más insistencia, la reflexión que hace Gabriel de los autorretratos de Rembrandt, en el ensayo “El artista en el estudio”, y donde entendemos a través de los ojos del crítico, que para Rembrandt, tal vez la única manera de comprenderse a sí mismo, era capturando su propia imagen en momentos bien determinados de su vida.

De la misma manera, son de subrayar “Calvicie”, una reflexión que parte de lo personal y viaja hacia lo artístico en torno a la pena que vivimos en común y en silenciosa resignación muchos hombres: la imparable pérdida del cabello, y la resistencia numantina al implante, la peluca o el sombrero.

De todos los trabajos incluidos en “La guerra fue breve” he vuelto, sin embargo, una y otra vez, a “El hombre de la pipa”, en cuando me ha sacudido la revelación que Gabriel me (nos) hace de Gustave Courbet, un controvertido pintor francés de mediados del siglo XIX. Courbet, nos dice Gabriel, pintaba pasiones pero estaba también poseído por ellas. Courbet se pintaba a sí mismo, como Rembrandt, buscando tal vez explicaciones a la profundidad de sus pasiones. Esas pasiones llegaron tal vez a su cima en 1866, con la aparición de la tela El origen del mundo, donde Courbet pinta el sexo de una mujer en primer plano. Once años después de este cuadro, Courbet muere en el exilio. Gabriel nos lleva de un punto a otro de su vida, sin juicios, sin estorbar la contemplación que pueda hacer el lector de los hechos o sin adelantar opiniones a las que el lector mismo pueda hacer, sherpa silencioso pero conocedor, sabio, entendedor de que los hechos hablan por sí mismos.

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: