you're reading...
Medio Oriente

Medio Oriente: vientos de cambio

 

Cayó el régimen en Egipto, como antes había caído el de Túnez y, al menos hasta el momento en que escribo estas líneas, el de Bahréin se tambalea, los de Yemen y Jordania están en apuros, y ya han comenzado a soplar los vientos de cambio aún en la monolítica Libia de Gadafi.

            No es fácil saber qué viene después de esta racha de vientos de cambio. ¿Más tormentas? ¿O un periodo de estabilidad? La televisión estadounidense, especialmente pánfila y cínica, da por hecho que la caída de Hosni Mubarak en Egipto automáticamente representa el triunfo de la democracia, y como el minuto de transmisión, los satélites, y hasta la ropa modelo “Lawrence de Arabia posmoderno” de sus reporteros cuesta mucho, las cámaras dejan que los egipcios se las arreglen como Alá les dé a entender, y los informadores parten apresurados, despeinados y sin lavarse los dientes a cubrir la siguiente revolución.

            La Casa Blanca y el Departamento de Estado también parecen contagiados de esa confusión, de esa visión simplista y simplificadora, de esa incapacidad para ir al fondo del asunto y entender de dónde ha surgido esta revolución, y hacia dónde va. Ni Barack Obama ni Hillary Clinton han ido más allá de repetir los mismos lugares comunes, las mismas fórmulas agotadas y huecas. La revolución les rebasó a ellos, como había rebasado a Mubarak y su séquito.

            Toda proporción guardada, en su momento Ronald Reagan, George Bush (padre) y Margaret Thatcher supieron capitalizar el desmoronamiento de la Unión Soviética y de Europa Oriental, y la caída del Muro Berlín. Siempre se podrá afirmar que lo suyo fue mero oportunismo político y mediático, y que el bloque comunista se iba a desarmar, con o sin ellos. Pero no perdieron la oportunidad, y lo supieron manejar de cara a sus audiencias.

            Ni Obama ni Hillary Clinton pueden presumir de lo mismo. Tampoco los líderes de la Unión Europea. El mundo árabe se encuentra en un profundo proceso de cambio, cuyas repercusiones son impredecibles.

            Las causas, por el contrario, son bien conocidas. Medio Oriente – del Magreb nor-africano hasta Afganistán – es uno de los experimentos geopolíticos de mayor cinismo de la historia. Europa literalmente pintó rayas en la arena para crear países, poniéndole diques al expansionismo de Turquía y Rusia. La centenaria lucha entre el Islam y el Occidente cristiano conocía una nueva etapa, la de la entente de las potencias. Occidente invertía dinero y tropas para poner regímenes peleles en la región y para aplacar rebeliones. Inevitablemente, cada régimen pelele era más corrupto, violento, represor e ineficiente que el anterior. Con el tiempo, Moscú también entró en el juego.

            Mubarak era la perfecta encarnación del régimen pelele. Corrupto, ineficiente; obsequioso, sumiso y lambiscón con Washington y Londres; arrogante, intolerante y violento con su propio pueblo. A Washington le costó más de 30 mil millones de dólares mantenerlo en pie.

            Los pretextos para mantener en el poder a esos títeres, ya sea Mubarak, el exótico Gadafi, o los anacrónicos monarcas de Bahréin (por no hablar de la hipercorrupta monarquía saudí) incluyeron, en su momento, contener el avance del comunismo, y más recientemente, tener bajo control al radicalismo islámico.

            La sorpresa de Occidente, quizás su incapacidad para tener una reacción coherente, es que el radicalismo islámico no ha sido el motor ni el protagonista de la revolución. Sí lo han sido la pobreza, el desempleo, el hambre, el futuro hipotecado de millones de hombres y mujeres hartos de las mentiras, las corruptelas y las ineficiencias de sus gobiernos. Por supuesto, los grupos islámicos (la Hermandad Musulmana en Egipto, así como Al-Qaeda, Hizbollah y otros en los demás países) tratarán de capitalizar estos hechos. Pero no fue su revolución.

            La ironía – otra cosa que ni Washington, ni Londres, ni Bruselas entienden – es que los movimientos islámicos también querían la caída de esos regímenes corruptos. Pero su agenda era ideológica, y sus métodos violentos. La gente que se echó a las calles en Túnez y El Cairo, y la que está en las calles en Manama, Trípoli o Amman, no tiene una agenda ideológica, y sus métodos son pacíficos. No utilizan coches-bomba, sino computadoras laptop; no se ponen chalecos explosivos, sino que utilizan Google, Twitter y Facebook, es decir, utilizan la palabra para movilizar a la gente.

            No sabría responder a las preguntas de si la democracia será el resultado de estas revoluciones; o si los movimientos islámicos, con el apoyo de Irán, se harán con el control político de esos países; o si finalmente Estados Unidos y Europa saldrán de su letargo y utilizarán la vía de los hechos, el dinero y la cooptación para que la revolución de Medio Oriente se vuelva su revolución, para poder de nuevo poner a una serie de peleles en las respectivas sillas presidenciales o monárquicas.

            El tiempo dirá. Los vientos dirán. Y me pregunto, ¿soplarán algún día esos mismos vientos en dirección de Cuba y Venezuela? Como dicen los gringos, just sayin’….

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

  • Hat trick de Arda, y como en el dicho: la mete con todo y arquero.Tweeted 34 minutes ago
  • Ejercicio para dejar de fumar: no encienda un cigarrillo hasta que marque un gol Paco Alcacer.Tweeted 43 minutes ago
  • @Diaz_Monges Estos chicos de Gijon, tan tozudos ellos.Tweeted 44 minutes ago
  • 3-0. segundo de Arda. Y que me expliquen, de verdad, por que no juega Aleix Vidal mas seguido.Tweeted 47 minutes ago
  • Y con Arda llega el 2-0.Tweeted 51 minutes ago
febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: