you're reading...
Futbol

La Copa de los olvidados

Confieso que no suelo, a pesar de mi conocido fanatismo por el fútbol, mirar partidos de Copa América. Me parece absurdo que en el continente americano tenga que haber dos confederaciones, cuando en todos los demás hay solo una. Y aunque se enojen mis amigos sudamericanos, atribuyo el absurdo a la pedantería de CONMEBOL, que desde 1916 se negó a incorporar al resto del continente (de Panamá para arriba, e incluyendo a las Guyanas, las cuales territorialmente están en la masa sur del subcontinente).

El esquema vigente desde 1993, en que dos países, usualmente de CONCACAF juegan en calidad de “invitados”, tampoco satisface a nadie, y da pie a que la propia CONMEBOL haga todo tipo de manejos para que ningún “invitado” cometa la descortesía de ganar una Copa América.

A esto sumémosle el ridículo de la selección mexicana en la edición de 2011 (que comenzó con el lío de las prostitutas en Ecuador, y acabó con su pésima actuación en Argentina, donde perdió los tres partidos que disputó), y ya entiende usted por qué no sigo esta competición.

CONMEBOL: Arrogancia futbolistica

Sin embargo, esta Copa América ha resultado ser un auténtico baúl de sorpresas. Organizada la actual edición por Argentina, la prensa especializada daba campeones a los albicelestes antes inclusive que comenzara el torneo. Una selección comandada por Lionel Messi, y sin el lastre de Maradona, tendría que imponerse a todas las demás. ¿No es cierto?

Y si por alguna razón no ganaba Argentina, el título seguro iría a Brasil. El “pentacampeao”, después de todo, llegaba a la justa con Neymar, su nuevo “Pelé” (Brasil descubre un nuevo Pelé cada cinco años – tiempo que tardan esos nuevos ‘reyes’ en engordar, lesionarse gravemente, irse a la liga italiana a vivir del cuento, o agotar sus talentos en la discoteca, la “artistiada”, y las garotas).

Argentina y Brasil han ganado 22 de las 42 ediciones disputadas. Uruguay se ha llevado otros 14 títulos. Los tres grandes sólo han permitido que seis copas caigan en otras naciones: dos veces en Paraguay, dos más en Perú, y el resto, con sendos triunfos, para Colombia y Bolivia.

Nunca en la historia del torneo se ha dado un reparto de semifinales como éste: Uruguay, Perú, Venezuela y Paraguay.

Paraguay triunfa, Brasil se hunde

Y ese sólo hecho hace que valga la pena mirar esta Copa. En el momento en que usted estará leyendo este blog habrá comenzado la fase semifinal, por lo que no haré predicciones.

Las cuatro selecciones me gustan. He visto resúmenes de los partidos jugados hasta ahora, y hay factores que explican el buen desempeño de charrúas, guaraníes, incas y vinotintos: garra, entusiasmo, fragor, pasión. Ninguno de los cuatro equipos derrochan técnica o jogo bonito, pero todos viven el fútbol desde el alarido.

Aclaro que considero a Lionel Messi como el mejor futbolista del mundo; coincido en que el brasileño Neymar es muy bueno; y acepto que el chileno Alexis Sánchez es posiblemente la próxima gran estrella sudamericana.

Pero ninguno de estos tres, y ninguna de sus selecciones, lograron el pase a semifinales. La soberbia y la arrogancia se tragaron a Argentina y a Brasil, y la mala suerte a Chile porque además de Alexis hay otros jugadores de gran nivel como Valdivia, Medel o Suazo.

Messi: no se pudo

La historia favorece a Uruguay por sus 14 títulos. Desde que yo nací se han jugado 15 ediciones de la Copa, y 11 de ellas, incluyendo cuatro de las última cinco, las han ganado argentinos, brasileños o uruguayos. Sería muy reconfortante que algún “olvidado”, como Perú o Paraguay, añadiera el título del 2011 a su palmarés, y más aún que Venezuela, el máximo olvidado (la CONMEBOL apenas en 2007 le ‘permitió organizar una Copa América) debutara como campeón.

Una nota casi final: Perú y Venezuela están entre los países más pobres de Sudamérica, según el siempre polémico Índice de Ethos de Pobreza, que la define como “una situación caracterizada por la incapacidad para satisfacer necesidades del hogar, así como del entorno, que resultan indispensables para conducir a las personas a un estado de bienestar”. Para más datos, el informe publicado por la Fundación Ethos se puede consultar aquí.

Este asalto de los olvidados y los pobres al santuario de la arrogancia futbolística podría constituir un mensaje muy importante para CONMEBOL, o un aviso de que la visión elitista que tiene sobre su propio continente es absurda y caduca.

 

 

 

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, y del Premio Nacional Repertorio Español, 2016, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial) y la antología Diáspora: Narrativa breve en español de los Estados Unidos, de la que es coordinador y que fue publicada por Vaso Roto Editores en 2017. Ex director editorial de la revista contratiempo.

Comentarios

2 comentarios en “La Copa de los olvidados

  1. Esta es una copa que los brasileños ven por lo general como ocasión de entrenamiento y prueba, por eso es que en ciertas versiones recientes del torneo llegaron con equipos suplentes. Tal vez este menosprecio explica su más reciente fracaso, y a manos de un equipo que representa todo lo contrario: el fútbol mezquino, basado en la saturación de jugadores en el medio campo y la defensa, y sobre todo en la anulación del talento, que siempre abunda en el terreno opuesto, nunca en el suyo.

    Discrepo contigo en el concepto, pero no en el sentimiento, Gerardo. Me alegra ver a Venezuela allí, como una selección sin complejos, ganadora, insatisfecha. Pero con la eliminación de Brasil y Neymar, y Argentina y Messi, la copa perdió muchísimo

    Publicado por Marco Escalante | julio 19, 2011, 7:50 PM
  2. Urgugay ganó merecidamente. Paraguay sólo supo defenderse, sus partidos eran tediosos y acababan cero-cero. Cuando atacaron en la final ya era demasiado tarde, el minuto 30 del segundo tiempo, cuando ya iban dos abajo. Luis Suárez es el mejor jugador americano y Diego Forlán el segundo. Los de Colombia se la creyeron de que jugaban como Brasil, y así les fue. Falcao, su gran estrella, falló goles obvios, inclusive un penalty contra Perú, y acabó por hundirlos. Messi, Neymar y otros “cracks” tampoco brillaron; los árbitros, fallones. México fue último lugar con cero puntos. En conclusión me pareció una Copa América de mierda.

    Publicado por Miguel Barberena | julio 24, 2011, 7:09 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 654 seguidores

Gerry’s Tweets

julio 2011
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: