you're reading...
Educacion, Estados Unidos, Latinos

Agenda latina: redefinir prioridades

La firma del Dream Act de Illinois el 1 de agosto pasado en la secundaria Benito Juárez de Chicago (ley que da acceso a estudiantes indocumentados a becas financiadas con capitales privados) constituye no sólo un paso histórico en términos del complejo progreso de reforma migratoria en Estados Unidos; significa también un importante evento en materia de ir redefiniendo las prioridades de la comunidad latina, conforme la agenda política va cambiando a golpes de demografía.

Un reciente estudio de Pew Research Center ubica el futuro de la comunidad méxico-americana en términos muy específicos: ya no es tanto la migración, como la asimilación, el enfoque que debe tener la agenda. Entre 2000 y 2010, según el estudio, los nacimientos de niños de padres mexicanos casi duplicaron la cifra de los ingresos de mexicanos por la vía migratoria (con o sin papeles); mientras que en ese decenio el número de nuevos inmigrantes mexicanos ascendió a 4.2 millones, el de nacimientos de hijos de mexicanos fue de 7.2 millones.

Así, si bien la reforma migratoria sigue a la cabeza de la agenda política de las organizaciones latinas, y es la principal reivindicación que la comunidad sigue haciendo ante la Casa Blanca y el Congreso, el futuro político, social y económico de la comunidad latina reside en aquellos de sus miembros que ya han nacido en este país, y que ya traen la ciudadanía consigo. El reto, es la plena asimilación de esos millones de nuevos estadounidenses.

Diversos especialistas repiten una y otra vez que el futuro de Estados Unidos depende de la capacidad de sus minorías de asimilarse a la vida económica y social con éxito: el rostro del país es crecientemente diverso. El motor del crecimiento es claramente mexicano (63 por ciento del crecimiento poblacional de toda la comunidad latina entre 2000 y 2010), pero también es chino, coreano, paquistaní, salvadoreño, hondureño, etcétera. Los retos de todos esos grupos se centran en educación, oportunidades de trabajo, y acceso a los centros y posiciones de toma de decisiones.

De ahí la importancia de una ley como el Dream Act de Illinois: si bien el objetivo es corregir una de las muchas carencias abiertas por la falta de una reforma migratoria federal, el enfoque es educativo, y este último es crítico para todas las comunidades minoritarias, y muy en particular
para la mexicana.

Hace unos días, el diario The New York Times subrayaba el impacto que la recesión ha tenido en la comunidad latina, y que ha sido más fuerte en esa comunidad que entre los afro-americanos, los anglosajones, o los asiáticos. La riqueza promedio en los hogares latinos ha caído 66 por ciento entre 2005 y 2009 debido a la recesión, según los datos censales citados por el matutino, y esto ha provocado la mayor brecha económica entre grupos étnicos vista en los últimos 25 años.

La única manera en que la comunidad latina va a solventar esa situación, y corregir su desequilibrio económico, va a ser a través de una fuerte inversión en educación. En el 2009, según cifras federales, la tasa de deserción escolar en preparatoria (high school) de los latinos era de 17.2
por ciento, casi el doble del promedio nacional, el triple que la de los anglosajones, y cinco veces más que las de estudiantes asiáticos. El promedio de ingresos anuales de individuos que no terminaron la preparatoria en Estados Unidos es de 23 mil dólares; el de aquellos que por lo menos terminaron la preparatoria asciende a 42 mil dólares. Sin un cimiento educativo sólido, da igual qué tan numerosa sea la comunidad latina, porque siempre ocupará el sótano del edificio político, económico y social de la nación.

Hay diversas iniciativas a nivel estatal y municipal, tanto de organismos públicos como de empresas privadas, para alentar a los jóvenes a completar sus estudios, y en especial para alentar a sus familias a impulsar a sus hijos a terminar la preparatoria, acceder a la universidad y completar una carrera. Los altísimos costos de la educación universitaria, y la contracción del crédito, además de las elevadísimas tasas de interés de los préstamos universitarios, no facilitan la tarea. Pero el problema del fondo es la carencia de un plan nacional que ataque a la deserción escolar de las minorías e incentive el concepto de la educación superior entre sus familias.

Este reclamo, más que el de la reforma migratoria, es extremadamente más urgente, vistas las realidades demográficas de la comunidad latina.

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

agosto 2011
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: