you're reading...
Mexico, Narcotrafico, Violencia

El horror de los espacios perdidos

Haré un texto más breve de los habituales. En estos casos, las imágenes hablan por sí solas y las palabras estorban. Pero es necesaria una reflexión.

H. P. Lovecraft, maestro de la literatura de horror, logró definir a este último a partir del impacto psicológico. Es decir, el narrador, y por ende el lector, resienten el impacto del horror sobre su psique porque de pronto se enfrentan a lo indescriptible, a algo tan completamente inhumano e ilógico, que los diques que en nuestras mentes contienen a la razón se rompen. El horror en Lovecraft es el horror de lo imposible, encarnado.

Lovecraft: el horror de lo indescriptible

No estoy leyendo a Lovecraft. Por el contrario, leo algo muy terrenal y directo; algo que no habla de entes despiadados y primigenios, sino de seres humanos que, en contextos políticos y económicos específicos, optaron por determinados caminos. Me refiero al libro “Los Señores del Narco”, de Anabel Hernández (Grijalbo, 2010), que documenta el maridaje entre políticos, policías y narcotraficantes iniciado en México en los años 70, bajo el amparo de las agencias de inteligencia estadounidenses obsesionadas por hacer lo que fuese necesario para detener al comunismo, y que ha terminado por romper sus propios diques en una guerra sin cuartel desde el inicio del siglo XXI.

Leyendo el libro, me preguntaba si podemos captar en toda su dimensión, si podemos entender a fondo las consecuencias que para México tiene, como nación, el hecho de que el narcotráfico sea más que una simple empresa criminal, sino un entrelazamiento de acciones políticas, ejecutadas desde el país pero solapadas también por Estados Unidos. La penetración del narco y de sus ejes políticos en la vida nacional es tal, al menos en lo relatado por Hernández, que la solución me parece que ya está más allá de qué partido asuma el poder en México en 2012. La solución va a tener que venir de un cambio profundo en una sociedad cada vez más harta de ver su vida cotidiana constreñida, limitada, por la sombra del narco.

Hernandez: el horror de lo descriptible

Vuelvo a Lovecraft. ¿Cómo entender el horror de la narcoviolencia? Las componendas que hicieron posible la alianza entre policías, narcos y políticos; las tensiones geopolíticas que facilitaron a Estados Unidos la labor de hacerse de la vista gorda, o inclusive participar, en el tráfico de drogas desde el sur de sus fronteras; todos estos son elementos que digieren el historiador, el periodista, el sociólogo. Son acciones y decisiones que se analizan bajo el lente de la teoría.

El horror está en la calle, en los espacios públicos; o más bien, en los espacios que eran del público y ahora son del narco. En las calles por las que no se puede circular libremente porque hay retenes armados o porque cada mañana aparecen uno o más decapitados; en los jardines en que se no puede pasear por miedo a secuestros; en los restaurantes, bares y otros centros de diversión a los que ya no se puede acudir porque han sido tomados por otros; en las carreteras donde impera la bala. Como los monstruos de Lovecraft, la narcoviolencia es un ente enloquecido, sin forma discernible, pero que avanza como una sombra y va comiéndose los espacios que eran, y deberían seguir siendo, del pueblo. Ese horror es indescriptible porque carece de lógica, carece de fin o sentido.

Nunca me quedó tan claro, nunca me había sido tan evidente en lo visual como el sábado, cuando el partido de la primera división mexicana de fútbol entre Santos y Morelia, en Torreón, se tuvo que suspender por una balacera que empezó afuera del inmueble. Las imágenes del horror en los rostros de la gente, que veían otro espacio más tomado por la violencia, van más allá de lo que cualquier narrador pueda describir. Tal y como en cualquier relato de Lovecraft.

¿Hasta cuándo?

El video de la balacera: http://www.youtube.com/watch?v=6l6wgJ2oV7k

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

agosto 2011
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: