you're reading...
Internet

¡Viva el Internet Libre!

Confieso que llegué tarde al universo Internet/ciberespacio/digital. Como muchos de mi generación, los nacidos en los primeros años de la década de los 60, pasé mi infancia, adolescencia y primeros años de mi juventud con poco o ningún contacto con las computadoras. Mis suegros tuvieron una cuenta de email antes inclusive que yo. Tuve mi primer celular en 1996, mi primera laptop ya en el siglo XXI, y sólo bajo fuerte presión social y profesional entre a Facebook, Twitter, I-Tunes y cosas por el estilo.

Confieso, también, que mi día, ahora, podría circunscribirse a un pequeño cubículo en el que hago malabarismos con mi laptop, mi blackberry, mi I Phone, mi I Pad, y en donde salto de checar mi email, a actualizar mi estatus en Facebook, tuitear ideas o retuitear enlaces interesantes, descargar alguna aplicación que me llame la atención, agregar cosas a mi rotación de música en I Tunes o en Spotify, recoger ideas en Evernote y, en las pausas, tratar de seguir subiendo de nivel en Angrybirds.

Mi cotidianeidad electronica

Sin embargo, no he dejado de hacer cosas que hacía antes: llamar por teléfono a mis amigos (algunos aún tienen línea estacionaria ¡en sus casas!), leer una revista impresa, verificar un dato en un diccionario o enciclopedia (y no en Wikipedia), hacer una operación matemática mentalmente o por escrito. Los viejos hábitos no mueren fácilmente.

Ayer me uní al “apagón” del Internet convocado por grupos como Wikipedia y Google, para protestar contra los proyectos de ley PIPA y SOPA con que la industria del entretenimiento en Estados Unidos pretender combatir a la piratería electrónica. La iniciativa SOPA prohibiría el enlace a través de buscadores con sitios que fomentan o difunden copias piratas, y criminalizaría el “streaming” de contenidos pirata. La PIPA, daría al gobierno federal y a los poseedores de copyright instrumentos adicionales para intervenir, prohibiendo el acceso a sitios que difunden contenidos pirata. Para más información sobre PIPA y SOPA, sigan los enlaces correspondientes.

Este es un tema muy complejo. La piratería es un problema real, con un costo, tan solo en Estados Unidos, de 5 mil 500 millones de dólares al año. Como real es la preocupación de que tratar de limitarla atacando directamente al uso del Internet constituiría una seria y preocupante violación de garantías individuales de libertad de expresión y libertad de comercio.

El asunto no es solo político o ideológico. Hay mucho dinero de por medio. Recordemos que la industria farmacéutica, cuyo comercio depende del registro de marcas y el cual es severamente afectado por la piratería, es uno de los lobbies más poderosos del mundo, tanto como el lobby de las industrias cinematográfica y musical.

Es Hollywood contra Silicon Valley, y el marcador está empatado aunque el blackout ha logrado que, a la fecha, 23 senadores retiren su apoyo a las iniciativas de ley.

El Internet, y el comercio digital, nos han dado libertades como consumidores y creadores que hace 20 o 25 años eran impensables. La libertad de que gozan individuos o grupos al acceder a la red de redes debe ser protegida. Pero la piratería, que afecta a esa misma libertad, debe ser detectada y castigada.

Ninguna de las dos iniciativas de leyes es efectiva, creo yo. El diario New York Times reunió a una serie de expertos a discutir el tema y surgieron algunas propuestas interesantes para combatir la piratería. Ninguna atenta contra el uso de Internet.

Queda decir que no son precisamente los lobbies los mejores apóstoles o abanderados de la libertad, la transparencia y la innovación. Los congresistas, tampoco. Y este Congreso, donde imperan la ideología, la ineficiencia, la mendacidad y el divisionismo, menos. Sería un grave, gravísimo error poner en manos del actual Congreso, el futuro del acceso a Internet.

Entretanto, el mundo digital sigue creciendo, como un universo en constante expansión. Hoy me entero que Apple ha sacado dos nuevas aplicaciones al mercado: iBooks2, que permitirá a escuelas y profesores acceder a libros de texto digitales a precios muy razonables, o que inclusive facilitará a los profesores a crear sus propios libros; y iBooks Author, que a través del uso de computadoras Mac permite a autores generar sus propios libros y controlar cada etapa del proceso de edición y publicación.

La tecnología – la odiada, temida, cuestionada tecnología – devuelve a sus creadores el control del proceso creativo.

No me extraña que ciertos poderes tengan miedo.

 

 

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial). Ex director editorial de la revista contratiempo. Tiene en vías de publicación un segundo libro de relatos y una antología de cuento en español de Estados Unidos de la que es editor.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 640 seguidores

Gerry’s Tweets

enero 2012
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: