you're reading...
Beisbol

Soy Leyenda: Pedro “Mago” Septién

A mi compadre Alberto Bernal, con quien vi tantas Series Mundiales

Narrar un partido de béisbol no es cosa fácil. No hay acción continua como en el fútbol o el básquetbol, no hay golpes espectaculares como en el football americano o el boxeo. El béisbol es un juego de pausas, de minucias y por ende narrarlo invita a hablar del contexto, a recordar. Los mejores cronistas estadounidenses (Tim McCarver, Harry Caray, Vin Scully, entre otros) narran el contexto, llenan las pausas con elementos del presente.

En México, Pedro Septién, el gran “Mago” Septién, entendió que el béisbol es un juego con historia, una historia que va engarzándose entrada a entrada, lanzamiento a lanzamiento, y al narrar enriquecía cada partido con la reminiscencia de un juego que acumula estadísticas y momentos.

Hoy murió, a los 97 años, el “Mago” Septién. Dicen que se ganó el apodo de “Mago” por haber narrado una pelea de box, asalto por asalto, imaginándola de pe a pa porque el télex del cual dependía se había roto. Cuando la señal se restableció, resultó que el “Mago” había atinado al desenlace del combate, e inclusive el asalto en que ocurrió.

El Mago y sus recuerdos

El Mago y sus recuerdos

Corría el año 1985 y yo era un mero aprendiz en la redacción del noticiero 24 Horas. Cada cierto tiempo, aparecía en la oficina el “Mago”. Y se sentaba con nosotros, en aquellas horas muertas entre noticiero y noticiero, y dictaba cátedra. Hacíamos preguntas, y él las contestaba con precisión y humor. Después, si uno se daba a la tarea de consultar los libros de récords, encontraba que tal dato era incorrecto, que había recordado mal el asunto; o que tal vez lo había inventado. El “Mago” era el “Mago”. Lo importante era escucharlo.

Esos eran los años en que Ozzie Smith, el paracorto de los Cardenales de San Luis, y George Brett, el tercera base de los Reales de Kansas City, eran los mejores jugadores de Ligas Mayores. El “Mago” tenía especial predilección por Smith, el “Mago de Oz”. Cosas de magos. Yo admiraba a Brett y me atrevía a decir que sería el más grande de la historia. Lo hacía a propósito porque quería oírlo hablar, y aleccionarme, sobre Brooks Robinson, Pie Traynor, Eddie Matthews y Home Run Baker.

Eran también los años de Nolan Ryan, Steve Carlton, Fernando Valenzuela y Dwight Gooden. Por solidaridad de zurdo, yo me iba con Carlton y Valenzuela porque quería oírle hablar de Cy Young, Walter Johnson y Eddie Lopat. Y por supuesto de Babe Ruth.

Babe Ruth pitcher, y Babe Ruth jonronero.

Babe Ruth, el mejor pelotero de todos los tiempos. Y en eso coincidíamos.

Se me hacían largos los días hasta que volvía aparecer el “Mago”, asomando la cabeza en la redacción y saludándonos a todos con un jovial “chamaco”.

Cada octubre, era un acto religioso sentarse frente a la televisión y escuchar la narración de la Serie Mundial con el “Mago” Septién y Sonny Alarcón.

Fue la voz del “Mago” la que me narró los tres jonrones de Reggie Jackson en la Serie Mundial del 77 contra los Dodgers; o la gran remontada de los Piratas contra los Orioles en 1979 alentados por el viejo primera base Willie Stargell; o el feroz duelo entre Brett y Smith en la Serie de 1985; o el agónico, heroico jonrón de Kirk Gibson en 1988, en la Serie entre Dodgers y Atléticos.

Y escuchar sus frases: la que se quedó conmigo fue aquella de que el jonrón “es el batazo que construye castillos y destruye monumentos”.

En algún punto del cosmos, Babe Ruth acaba de mandar una recta de 150 kilómetros por hora de Nolan Ryan a lo más profundo de las gradas tras la valla del jardín central, ante la mirada incrédula de Willie Mays. La casa estaba llena, con Reggie Jackson en primera, Ozzie Smith en segunda, y George Brett en tercera. Y mientras el Bambino, con sus zancadas de avestruz, da la vuelta al diamante, y Nolan Ryan conversa nerviosamente con Roy Campanella porque el siguiente bateador es Joe DiMaggio, el Mago nos lo va contando.

Buen viaje, leyenda.

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

diciembre 2013
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: