you're reading...
Poesia

Martes de #poesía: Alda Merini

Pocos poetas se han asomado al pozo de la locura como el español Leopoldo María Panero, y la italiana Alda Merini. Pero mientras en el primero el viaje a la locura ha sido un periplo sin retorno, en Merini hay un regreso, una redención.

Merini, a la altura de Pavese, Calvino y Montale murió en 2009 en el mismo Milán que la vio nacer, pobre casi hasta la indigencia, firme en la convicción de la palabra como acto de liberación. La esquizofrenia la atrapó a mediados de los 50, cuando ya destacaba como una de las grandes promesas jóvenes de la poesía italiana, y la confinó a un hospital psiquiátrico donde pasaría los siguientes veinte años. Merini recogió sus experiencias de internamiento en el impactante poemario La Tierra Santa, que al español tradujo Jeannette Lozano en edición de Pre-textos (Valencia, 2002).

Alda Merini

Alda Merini

Su obra abarca más de un centenar de títulos, entre poemarios, libros de aforismos, plaquettes, cartas y muchos otros documentos. En español se han traducido solamente algunos de sus títulos (casi todas las traducciones son de Jeannette Lozano).

Además de algunos poemas que recogí de La Tierra Santa, les dejo aquí el enlace a un reportaje en la radio española, más otro reportaje con la propia Merini filmado pocos meses antes de su muerte, que pueden encontrar abajo, al final de esta entrada.

A modo de nota personal, diré que el sobrecogimiento de leer a Merini es mucho mayor que el que tuve al leer a Panero, tal vez por esa sensación única de encontrarte con alguien que ha viajado al fondo de la oscuridad y ha vuelto para contarlo.

Van pues, algunos fragmentos:

21

Allá abajo donde morían los condenados

en el infierno decadente y loco

en el manicomio infinito,

donde las carnes entorpecidas

se revolcaban entre los linos

como en un sudario semita,

allá donde las sombras del traspaso

lamían tus pies desnudos

asomados por debajo de las sábanas

y las vendas calientes

surcaban tus muñecas y también tus manos

y olías a heces,

abajo en el manicomio

era fácil trasladarse

tocar el paraíso.

Lo hacías con la mente ofuscada,

con las manos blandas de sudor,

el pene alzado al aire

como una obscenidad para Dios,

allá en el manicomio

donde los gritos eran sofocados

por crueles almohadas

allá abajo tú veías a Dios

no sé, entre las ideas traslúcidas

de tu enorme locura.

Dios se te aparecía

y tu cuerpo era migajas,

doradas y olorosas migajas

que bajaban a devastar

bandadas de inesperadas golondrinas.

10

Yo era un ave

de blanco suave vientre,

alguien cortó mi garganta

para luego reír,

no sé.

Era un gran albatros

y revoloteaba sobre el mar.

Alguien detuvo mi viaje

sin caridad ninguna de sonido.

Y aun tendida sobre la tierra

canto ahora para ti

mis canciones de amor.

 

                                             16

Tal vez sea necesario ser

aguijoneados por una abeja venenosa

para enviar mensajes

y pedir a las piedras

te ofrezcan su luz;

por esto he descendido

a los jardines del manicomio,

por esto de noche traspasé

los vedados recintos

y robaba todas las rosas

y luego…

antes de morir a mi día

o noche, o larga noche

de soledad ausente,

o devastados jardines

donde sola vivía

porque mañana estaré

de nuevo muerta por el horror

pero de noche, oh noche

en el jardín del manicomio

a veces hacía el amor

con un desesperado igual que yo

en una gruta de espanto.

19

La luna se abre en los jardines del manicomio,

algún enfermo suspira,

la mano en el bolsillo desnudo.

La luna pide tormento

y pide sangre a los internos:

he visto un enfermo

morir desangrado

bajo la luna encendida.

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

  • Hat trick de Arda, y como en el dicho: la mete con todo y arquero.Tweeted 35 minutes ago
  • Ejercicio para dejar de fumar: no encienda un cigarrillo hasta que marque un gol Paco Alcacer.Tweeted 44 minutes ago
  • @Diaz_Monges Estos chicos de Gijon, tan tozudos ellos.Tweeted 44 minutes ago
  • 3-0. segundo de Arda. Y que me expliquen, de verdad, por que no juega Aleix Vidal mas seguido.Tweeted 48 minutes ago
  • Y con Arda llega el 2-0.Tweeted 52 minutes ago
enero 2014
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: