you're reading...
Poesia

Martes de #poesía – José Emilio Pacheco

Enero nos ha traído no sólo temperaturas inusualmente frías, vórtices polares, tormentas inesperadas e incendios forestales. También nos ha ido arrancando poetas de entre las manos. Hace un par de semanas, el argentino Juan Gelman. Apenas el fin de semana anterior, el mexicano José Emilio Pacheco. Hoy, el cantautor estadounidense Pete Seeger.

Gelman y Pacheco convivieron en la Ciudad de México, punto de exilio del primero y ciudad natal y vital del segundo. Había muerto Gelman y Pacheco dedicó su añeja columna Inventario, en la revista Proceso, al argentino. La envió a la revista, y poco después sufrió la caída y el golpe en la cabeza de los que ya no se recuperó.

Yo tengo una deuda enorme, como lector, con Pacheco. Sus relatos me sacudieron cuando los leí, en los muy lejanos años 80, y a partir de Pacheco fue que encontré mi propio camino hacia la escritura. La Ciudad de México, la de él y la mía, al menos antes del sismo de 1985, era otro punto de contacto.

Pacheco ganó todos los premios imaginables (compartía también con Gelman el Cervantes). Le faltó el Nobel. Yo diría que le faltó tiempo pero uno nunca sabe cuándo ha de irse. Creo que su figura, ya enorme, seguirá creciendo con el paso del tiempo cuando la constancia de su ausencia nos lleve a releer con más detalle.

A mí me deja lleno de letras: las de sus relatos, las de sus poemas, las de sus Inventarios. Sus letras esparcidas por las calles de la ciudad. Y de relecturas pendientes que poco a poco iré cumpliendo.

Les dejo por hoy algunos de sus poemas.

 

JEP, entre libros

JEP, entre libros

 

Berwyn House

 

En el silencio cae la nieve.

Arde la luz.

Vuelve a ser paraíso el mundo.

 

Playa

 

Estalla el mar

contra la arena errante.

Y no vuelven a verse.

 

El mar no tiene dioses

 

El mar no tiene dioses.

                                                Propercio

 

El mar no tiene dioses porque el mar

es más vasto y antiguo que la Tierra.

 

Es comienzo de todo y por eso mismo

acaba de nacer en este instante.

 

El rumor de las olas en la arena

es su primer sollozo.

 

El mar está llorando por nosotros.

 

Los elementos de la noche

 

Bajo el mínimo imperio que el verano ha roído

se deshacen los días.

En el último valle

la destrucción se sacia

en ciudades vencidas que la ceniza afrenta.

La lluvia extingue

el bosque iluminado por el relámpago.

La noche deja su veneno.

Las palabras se rompen contra el aire.

Nada se restituye ni devuelve

el verdor a la tierra calcinada.

Ni el agua en su destierro sucederá a la fuente

ni los huesos del águila volverán por las alas.

 

El silencio

 

La silenciosa noche. Aquí en el bosque

no se escuchan rumores.

Los gusanos trabajan.

Los pájaros de presa hacen lo suyo.

Pero yo no oigo nada.

Sólo el silencio que da miedo. Tan raro,

tan escaso se ha vuelto este mundo

que ya nadie se acuerda de cómo suena,

nadie quiere

estar consigo mismo un instante.

Mañana

dejaremos de nuevo la verdad vida para mañana.

No asco de ser ni pesadumbre de estar vivo:

extrañeza

de hallarse aquí y ahora en esta hora tan muda.

Silencio en este bosque, en esta casa

a la mitad del bosque.

¿Se habrá acabado el mundo?

 

Retrato de familia

 

¿Quiénes son los extraños que nos contemplan

desde el fondo gris del retrato?

Dieciséis años son un enorme trozo de siglo:

generaciones, vidas, historias.

Broma pesada de cualquier moda:

cómo ridiculiza al viejo presente,

nos obliga a reírnos de nuestro aspecto.

Qué jóvenes, qué niños parecen todos.

Cómo han cambiado nuestros muertos.

Ya llevaban su muerte a cuestas

pero nadie vio la guadaña.

El vendaval arrasó con todo.

Todos envejecimos menos la abuela

–más hermosa que nunca a sus ochenta años.

 

Árbol

 

El árbol no conoce la oscuridad.

De noche se enciende

con el verdor hirviente en sus ramas.

 

Cuando lo contemplamos ahogado en sombra

arde en su adentro toda una hoguera de savia.

 

Las tinieblas son culpa nuestra.

El árbol no entiende de ellas.

 

 

 

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, y del Premio Nacional Repertorio Español, 2016, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial) y la antología Diáspora: Narrativa breve en español de los Estados Unidos, de la que es coordinador y que fue publicada por Vaso Roto Editores en 2017. Ex director editorial de la revista contratiempo.

Comentarios

2 comentarios en “Martes de #poesía – José Emilio Pacheco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 656 seguidores

Gerry’s Tweets

enero 2014
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: