you're reading...
Poesia

Martes de #poesía: la nieve

Podría haber escogido otro tema más alegre, menos sombrío. Pero uno escribe influido por el ambiente. En Chicago, este ha sido ya el tercer invierno más frío y con mayor acumulación de nieve de la historia, y la temporada aún está lejos de concluir. Al momento de escribir, comienza a caer otra nevada que nos dejará, dicen, otros 12 o 13 centímetros sobre un suelo que hace mucho no conoce otro color que el blanco.

Dicen que la luna, la noche, el mar, o el tiempo son temas a los que inevitablemente acuden, o vuelven, los poetas. No conozco muchos poemas dedicados a la nieve, aunque después de 15 años en Chicago la nieve es una presencia constante en mi vida. Después de mucho buscar, encontré algunos, que les dejo aquí. Son poemas de José Emilio Pacheco, Miguel Hernández, Paul Celan, Jane Hirshfield y Robert Haight, a los que agregué al final uno mío escrito precisamente después de una nevada, hace un año o dos. Las versiones en español de Celan, Hirshfield y Haight son mías.

130305191251-chicago-snow-horizontal-gallery

 

De José Emilio Pacheco

Copos de nieve sobre Wivenhoe

 

Entrecruzados

caen,

se aglomeran

y un segundo después

se han dispersado.

Caen y dejan caer

a la caída.

Inmateriales

astros

intangibles.

Infinitos

planetas en desplome.

 

De Miguel Hernández

 

El soldado y la nieve

 

Diciembre ha congelado su aliento de dos filos,
Y lo resopla desde los cielos congelados,
Como una llama seca desarrollada en hilos,
Como una larga ruina que atraca a los soldados.

Nieve donde el caballo que impone sus pisadas
Es una soledad de galopante luto.
Nieve de uñas cernidas, de garras derribadas,
De celeste maldad, de desprecio absoluto.

Muerde, tala, traspasa como un tremendo hachazo,
Con un hacha de mármol encarnizado y leve.
Desciende, se derrama con un deshecho abrazo
De precipicios y alas, de soledad y nieve.

Esta agresión que parte del centro del invierno,
Hambre cruda, cansada de tener hambre y frío,
Amenaza al desnudo con un rencor eterno,
Blanco, mortal, hambriento, silencioso, sombrío.

Quiere aplacar las fraguas, los odios, las hogueras,
Quiere cegar los mares, sepultar los amores:
Y va elevando lentas y diáfanas barreras,
Estatuas silenciosas y vidrios agresores.

Que se derrame a chorros el corazón de lana
De tantos almacenes y talleres textiles,
Para cubrir los cuerpos que queman la mañana
Con la voz, la mirada, los pies y los fusiles.

Ropa para los cuerpos que pueden ir desnudos,
Que pueden ir vestidos de escarchas y de hielos:
De piedra enjuta contra los picotazos rudos,
Las mordeduras pálidas y los pálidos vuelos.

Ropa para los cuerpos que rechazan callados
Los ataques más blancos con los huesos más rojos.
Porque tienen el hueso solar estos soldados,
Y porque son hogueras con pisadas, con ojos.

La frialdad se abalanza, la muerte se deshoja,
El clamor que no suena, pero que escucho, llueve
Sobre la nieve blanca, la vida roja y roja
Hace la nieve cálida, siembra fuego en la nieve.

Tan decididamente son el cristal de roca
Que sólo el fuego, sólo la llama cristaliza,
Que atacan con el pómulo nevado, con la boca,
Y vuelven cuanto atacan recuerdos de ceniza.

 

De Paul Celan

Invierno

 

Cae, madre, la nieve sobre Ucrania;

la Corona del Salvador como mil granos de tristeza.

Desde aquí mis lágrimas te llegarán en vano.

Una muda y orgullosa mirada es todo mi consuelo…

Nos estamos muriendo: ¿por qué no se duermen, barracas?

Aún el viento se escabulle en asustados jirones.

¿Son acaso aquellos, los que se congelan en baches ahogados de escoria,

cuyos brazos son como candeleros, cuyos corazones son como banderas?

Ahí me quedé en la misma desamparada oscuridad:

¿sanarán suavemente los días, o cortarán profundo?

Entre mis estrellas ahora vagan

las rotas acuerdas de un arpa estridente y discordante…

Aunque a veces surge de ella como las rosas una entonada hora

que decae: una sola vez. Sólo una vez, de nuevo…

¿Qué pasaría, madre, si herido o despierto,

yo también me hundiese en las nieves de Ucrania?

 

De Jane Hirshfield

Una silla en la nieve

 

 

Una silla en la nieve

debe ser

como cualquier otro objeto

albo y redondo

y sin embargo una silla en la nieve siempre está triste

más que una cama

más que un sombrero o una casa

una silla ha sido hecha para sólo una cosa

para contener

a una alma a sus pocas vivas y flexibles

horas

tal vez a un rey

más no a la nieve

no a las flores


De Robert Haight

Cómo es que la nieve

 

¿Cómo es que la nieve

amplifica el silencio,

unta la negra corteza sobre las ramas,

se apila junto a las hileras de arbustos?

Algunos venados se han alzado sobre sus patas traseras

para jalar las bayas.

Ahora son fantasmas por el sendero,

nieve salpicada de manchas de vino rojo.

Este silencio en la espesura.

Un carpintero sobre uno de los árboles

aporrea su relato,

deteniéndose de vez en vez en el lapso

entre un albo momento y el siguiente.

 

De Gerardo Cárdenas

Rastro en la nieve

Esa pausa inicial al amainar la nieve,

esa plegaria de voces suspendidas,

de cantos diminutos que trepan

por las venas erizadas de los árboles.

Inciertas huellas, titubeantes;

un pie rezagado de sopor

y el otro enamorado del abismo.

No llegan lejos:

se pierden y no fueron nunca

se ahogan

cautivas del viento que las desdibuja.

 14164328

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Un comentario en “Martes de #poesía: la nieve

  1. Reblogueó esto en Hugodimter's Blog.

    Publicado por hugodimter | febrero 4, 2014, 2:39 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: