you're reading...
Uncategorized

El Mundial de los ilógicos y los corazones rotos

No hay lógica alguna en las pasiones futbolísticas, ni tiene por qué haberla. Quien la busque, se frustrará rápidamente. Yo no entiendo realmente por qué, si nunca he vivido en Alemania, ni hablo el idioma más allá de tres o cuatro palabras, y ni siquiera sigo la Bundesliga, me gusta la selección alemana. Desde que era muy niño. No busco ni deseo interpretaciones, es lo que es.

De la misma manera, no sabría ni podría analizar por qué Arjen Robben, uno de los mejores futbolistas europeos de esta generación, se ha convertido en el villano favorito del Mundial de Brasil. A partir del clavado contra México, la figura de Robben es vilipendiada. Lo cual no le quita lo gran jugador que es.

Tampoco sabría decir por qué tenemos roto el corazón por haber visto caer a Colombia y a Costa Rica, de forma injusta, en sus partidos de cuartos de final, en especial para quienes no somos colombianos ni costarricenses.

Porque además sabemos que no existe la justicia en el futbol. Es otra de sus enloquecedoras características. Muchas veces no gana el mejor. No hago listas: usted escoja su decepción favorita.

Entre la ilógica y el corazón roto vive ese viejo gusano, el hubiera. Y si no hubiera sido penalti. Y si hubiera sido penalti. Y si no lo hubieran expulsado. Y si el balón hubiera entrado en lugar de pegar en el poste. Y si hubiera pegado en el poste, en lugar de haber entrado.

Brasil, si no llega a ser campeón (muchos no lo quieren, yo tampoco, a pesar de que no es lo que la lógica dictaminaría), siempre podrá decir: si no hubieran lesionado a Neymar, tendríamos la Sexta.

Argentina, igualmente, podría aferrarse a un hubiera, el relativo a la inoportuna lesión de Ángel DiMaría. El gusano del hubiera cava túneles en nuestra mente y dibuja mundiales paralelos donde México elimina a Holanda, Chile o Colombia a Brasil.

El gusano del hubiera también barrena nuestro corazón, que se queda en un poste del Chile vs Brasil, en las lágrimas de James el colombiano, en las atajadas imposibles de Tim Howard, Paco Memo Ochoa o Keylor Navas.

James llora

James llora

 

La maldita matemática

 

Cuando inicié esta serie de blogs mundialistas sugerí un mero cálculo para determinar las probabilidades de que fulano o zutano fuese campeón. La matemática es implacable. Tres semifinalistas acumulan la mitad de las Copas ganadas de 1930 a la fecha (Brasil con 5, Alemania con 3, Argentina con 2), y el otro, Holanda, es la única selección con tres subcampeonatos. La implacable matemática no tuvo piedad con otras selecciones que intentaron colarse a la élite, como Colombia, Bélgica, y la que más cerca estuvo, la gran Costa Rica que forzó a la Naranja a la serie de penales.

Dada esta situación, me parece absurdo hacer predicciones de quién llegará a la final o ganará el Mundial. No hay sorpresas, salvo que Holanda finalmente abandone su condición de eterno subcampeón y se corone. Subrayemos que tanto Brasil como Argentina tienen hándicaps (la lesión de Neymar y la suspensión de Thiago Silva, por Brasil, y la lesión de DiMaría por Argentina).

El 'hubiera' de Brasil

El ‘hubiera’ de Brasil

 

Dinosaurios y guardametas

 

Otra novedad que nos deja el Mundial es la confirmación de que el 9 es una especie en vía de extinción. El delantero centro que era matón de área y cazagoles es una pieza de museo. En el fútbol móvil, de posiciones intercambiables, alta velocidad, y perfección físico-técnica de los defensas centrales, el 9 estorba.

Hay quien se inventa los ´falsos 9`, como Vicente del Bosque o Pep Guardiola, para poner como último hombre a un medio ofensivo. Y hay quien recurre al 9 como señuelo, al estilo Felipao o Sabella.

Pero el 9 ha muerto, o como se titulaba aquella novela de Vázquez Montalbán, “El delantero centro fue asesinado al atardecer”.

De los 9 máximos goleadores del Mundial (aquellos jugadores con 3 o más tantos, sólo tres – el holandés Van Persie, el ecuatoriano Enner Valencia y el francés Benzema – ocupan la posición de 9.

El líder goleador, James Rodríguez, con 6 goles y sus escoltas (Lionel Messi de Argentina, Neymar de Brasil, y Thomas Müller de Alemania, cada uno con 4) son todos volantes ofensivos o extremos.

Al lado de la progresiva extinción del delantero centro, el Mundial 2014 ha visto un prodigioso ballet de guardametas. Paco Memo Ochoa, Keylor Navas, Tim Howard, Enyeama, Neuer, Julio César, Bravo, Rais Mbohli, Krul. Nombres que se nos quedan en la memoria junto a imágenes de vuelos imposibles para sacar balones prácticamente de la raya de gol. Llegó a su fin la generación de Casillas y Buffon, comienza una nueva era.

Keylor vuela

Keylor vuela

 

A la sombra del Flaco

 

Nota final. Louis van Gaal, técnico de Holanda, ha vivido toda su vida a la sombra del Flaco Johann Cruyff. Difícil situación, porque la sombra aún vive y no es precisamente una humilde violeta. Cada logro de van Gaal es inmediatamente minimizado por Cruyff. Van Gaal, como Cruyff, entrenó al Ajax y a Barcelona.

Van Gaal llegó a un Barcelona que no se reponía de la pérdida de Cruyff como técnico, y lo que hizo fue ´reholandizar´a los blaugrana, trayéndose a jugadores como Kluivert, los gemelos DeBoer, Litmanen, Reiziger, Bogarde, Overmars, etc. Pero también fue quien lanzó la carrera de Xavi Hernández.

Mucho más resultadista, mucho menos refinado en la definición táctica y estratégica de sus equipos que Cruyff, Van Gaal ha sabido llevar a esta Holanda a las semifinales. No, no es la Naranja Mecánica que fue subcampeona del Mundo en 74 (con Cruyff) y en 78 (sin Cruyff), y que revolucionó al futbol. Pero este es un nuevo capitulo en la rivalidad van Gaal-Cruyff que podría resolverse de forma definitiva si van Gaal logra como técnico lo que se le escapó al Flaco como jugador: la Copa FIFA.

Este apunte no puede ignorar la astucia de van Gaal en los cambios que hizo en octavos contra México tras perder a DeJong, y el reacomodo de piezas contra Costa Rica. Su decisión de entregar la conducción ofensiva a Robben en vez de a van Persie o Sneijder, su uso de Daley Blind como plataforma de lanzamiento y de Wijnaldum como referente de salida del balón.

Pero si algo debo recalcar fue su decisión de quitar a Cilessen de la portería para los penales contra Costa Rica, y poner a Krul. Krul ciertamente fue la clave de la victoria, en parte por su enorme envergadura, pero también por astucia y colmillo. No se ganó simpatías, pero Krul hizo lo que cualquier guardameta debe hacer en caso de penal. Ir e intimidar al tirador, decirle cosas, metérsele en la cabeza, payasearlo, sacarlo de balance. Funcionó. Dos costarricenses fallaron. Krul cumplió su labor. Van Gaal, que no es mucho de sonrisas, pudo sonreír.

¿Será que Holanda, para ser campeón mundial, tiene que convertirse en el malo de la película?

Kruel el Cruel, Van Gaal el Astuto

Kruel el Cruel, Van Gaal el Astuto

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Un comentario en “El Mundial de los ilógicos y los corazones rotos

  1. El fútbol es como la vida, querido Gerry: a veces alevoso, desigual, tramposo, injusto, cruel, irreal, y otras veces (quizá las más pocas) con momentos de enorme belleza, de coraje, de entrega, de hazañas increíbles y momentos de gran bondad. Creo que ese es el encanto de este deporte-espectáculo-negocio, donde el árbitro puede equivocarse e introducir el Mal en el juego, donde el equipo pequeño puede sorprender al grande, ponerlo en aprietos y ganarle; y donde los grandes podrán ganar pero, cuando no respetan el juego, se llevan el desprecio de los demás. El fútbol es un juego y así también es una genial metáfora de la vida. Un abrazo.

    Publicado por Antonio Puertas | julio 7, 2014, 11:02 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

julio 2014
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: