you're reading...
Beisbol

Los niños del verano

Hace poco más de cuarenta años, el periodista Roger Kahn escribió The Boys of Summer donde cuenta sus recuerdos cubriendo, como un joven reportero, a los Dodgers de Brooklyn de 1955, los que contra todo pronóstico ganaron la Serie Mundial. Entre esos “niños del verano” se encontraba Jackie Robinson, quien en 1947 había roto la barrera del color en el béisbol estadounidense.

Hace mucho que no veo béisbol. Fui muy aficionado y lo jugué en la preparatoria y un poco en la universidad. Era seguidor de los Diablos Rojos del México y de los Yanquis de Nueva York, aquellos Yanquis de Reggie Jackson, Craig Nettles y Thurman Munson que ganaron las series mundiales de 1977 y 1978. Mantuve esa pasión en los mejores años de la carrera de Derek Jeter, cuando bajo la dirección de Joe Torre los Yanquis volvieron a ser los Bombarderos del Bronx. Mi interés fue decayendo cuando el escándalo de los esteroides se hizo público, y cuando el deporte fue alejándose cada vez más de las minucias y finezas que practicaban equipos como aquellos Dodgers del 55, y se convirtió en una competencia de forzudos entre jonrones de 500 pies y rectas de 100 millas por hora. Después que los Medias Blancas de Chicago ganaron la Serie Mundial del 2005 bajo la conducción del explosivo Ozzie Guillén, prácticamente dejé de seguir este deporte.

No soy el único que ha perdido interés. El béisbol pierde seguidores continuamente frente al baloncesto, y poco a poco se le acerca el fútbol. Curiosamente, los jóvenes afroamericanos son otra demografía que se ha alejado. En parte, está la preferencia por el baloncesto y el football americano; en parte, la realidad de que practicar el deporte es caro (equipo e instalaciones) y fuera del bolsillo de muchos distritos escolares y de parques en los barrios afroamericanos de este país. Es irónico que, quienes tanto sufrieron para romper esa barrera de color, ahora se hayan alejado.

El inmortal Robinson

El inmortal Robinson

Esto viene a cuento porque un equipo de Chicago con el nombre de Jackie Robinson, formado por niños afroamericanos del sur de la ciudad, ganó el campeonato nacional de Estados Unidos y estuvo a punto de ganar la Serie Mundial infantil.

En sí mismo, este dato no tiene gran importancia. El lector mexicano dirá: y eso ¿qué? Al fin y al cabo fue un equipo de Monterrey, en 1957, el primer equipo extranjero en ganar una Serie Mundial infantil y lo hizo con un juego perfecto. Ahí está la película The Perfect Game para recordárnoslo.

Pero pensemos en el contexto, y no nada más el del creciente desinterés de los jóvenes afroamericanos por el béisbol.

Chicago lleva ya varios años de una imparable violencia en sus barrios negros. Las pandillas circulan en casi total impunidad aterrorizando a los vecinos, matando a diestra y siniestra. En su mayoría, las víctimas son menores de 18 años. Que muchas de esas víctimas sean, a su vez, pandilleros, no resta importancia al hecho que también son niños. Baste leer este artículo del semanario Chicago Reader para darse una idea de lo que está pasando.

Este verano no ha sido diferente. La policía hace lo que puede, pero con cada vez menos integrantes debido a recortes presupuestales, y por presiones políticas que llevan a poner más policías donde menos hacen falta, barrios como Englewood, en el sur de la ciudad, se han convertido en zonas sin ley donde los niños son carne de cañón.

Alto a la violencia

Alto a la violencia

Ver un partido de ligas infantiles, en especial cuando llegan a la Serie Mundial Infantil, es ver el béisbol en estado puro: los muchachos, que muestran ya enormes talentos físicos y técnicos, juegan con el corazón, con ganas de ganar, pero sin dejar de ser lo que son: niños.

Los niños del verano de Jackie Robinson West estuvieron a punto de ser eliminados. Pero remontaron y superaron a equipos técnicamente mejor dotados que ellos, incluyendo a Pennsylvania, que tenía a la sensación nacional, la lanzadora Mo’ne Davis, y al equipo de Las Vegas, que era un auténtico trabuco.

En la final, cayeron ante Corea del Sur. Pero los niños del verano no jugaban tanto por el título mundial como por una ciudad donde los niños de sus barrios piden, reclaman, mejores opciones de vida. Jugaban por barrios que han vivido una pesadilla este verano, y el pasado, y el anterior. Y jugaban porque es verano y los niños juegan y sueñan que son héroes. Muchos niños que son sus vecinos y amigos no pueden salir al parque porque los parques están tomados por las pandillas. La niñez, en muchos barrios de Chicago, es una experiencia breve y dolorosa.

Ayer recibieron a los niños del verano en Chicago y les regalaron un desfile por el centro de la ciudad. Es lo menos que se puede hacer.

259465_1280x720

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

agosto 2014
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: