you're reading...
Inmigracion

Plan con maña: Obama y el efecto migratorio

Para las muchas cosas que le he criticado a Obama a lo largo de este años, tengo que reconocer que en la orden ejecutiva que emitió en días pasados y que perfila una reforma migratoria de gran calado, ha mostrado algo de la malicia política que había carecido, e invertido bastante del poco capital político que le queda.

La orden ejecutiva prevé que unos 5 millones de indocumentados se beneficien de un diferimiento de la aplicación de las leyes migratorias, de modo tal que puedan, siempre y cuando cumplan con una serie de requisitos, solicitar una regularización.

La acción no constituye una reforma amplia (hay 6 millones más que no calificarían dentro de los parámetros de la orden), pero al dirigirse a 3.5 millones de personas que han vivido al menos cinco años en el país y tienen hijos en dos rangos de edades (menores de 18 y mayores de 18), y extenderse a otro millón y medio a través de la extensión del Dream Act, Obama da un golpe importante que tiene tres vertientes:

1- Obama calculó correctamente que someter una iniciativa de ley era enfrentarse a un Congreso hostil que jamás la aprobaría. La orden ejecutiva pone en manos del Congreso la obligación política de tomar una acción que confirme o anule lo dictaminado por Obama. Si el Congreso no actúa, el diferimiento será eso: una mera pausa, al final de la cual los 5 millones de indocumentados volverían a las sombras y a la vulnerabilidad, pero el peso político recaería sobre los legisladores, no sobre el presidente. Obama convoca a los legisladores a pasar una ley, pero deja en manos de ellos, de aquí a las elecciones del 2016, la forma de esa ley.

2- Obama sabe que los republicanos más conservadores intentarán descarrilar su plan, pero sólo pueden hacerlo por vía jurídica. Eso resta poder a la acción de sus opositores.

3- Obama sabe también que su capital político está muy gastado con la comunidad latina, pero el presidente tiene que pensar ya en los comicios de 2016. La acción ejecutiva le puede ayudar a conseguir votos para el próximo candidato demócrata, aún si no llega a ser del todo exitosa.

Inmigrantes miran el discurso de Obama. Foto de Mario Tama, Getty Images.

Inmigrantes miran el discurso de Obama. Foto de Mario Tama, Getty Images.

¿Qué tan exitosa puede ser, en efecto, la orden ejecutiva? Todo dependerá de cuántos inmigrantes que entren en las categorías beneficiadas quieran salir de las sombras, pagar a abogados, y asumir los riesgos de una invalidación futura de la orden, o de la aprobación o negación en el proceso mismo. Por ejemplo, según datos de Pew, del 1.1 millones de indocumentados que podrían beneficiarse del Dream Act, menos de 720 mil se han inscrito.

El otro aspecto es puramente económico. La recuperación tras la Gran Recesión de 2008 ha sido anémica: el crecimiento de la economía es lento, no se han creado suficientes empleos y sólo los mercados bursátiles gozan de buena salud. La regularización de millones de indocumentados ayudaría a un repunte del PIB hasta de medio punto (eso según la Casa Blanca) y expandiría la mano de obra activa. Eso tiene también un ángulo electoral.

De momento, la orden ejecutiva corre con suerte: los sucesos de Ferguson, el feriado de Acción de Gracias y la proximidad del fin de año priman sobre la atención del país. Otra cosa será en enero, cuando el Congreso surgido de las elecciones de noviembre y su nutrida mayoría republicana en ambas cámaras regrese a sesiones y tenga que tomar su propia acción.

De momento, Obama se queda en posición fuerte en el tablero con más de un peón de ventaja. ¿Podrá ganar la partida? Su acción invita a millones a salir a la luz y exponerse, a cambio de una promesa muy vaga (sólo el Congreso puede, mediante una ley, ofrecer a esos inmigrantes el camino de la residencia permanente y la ciudadanía). Es una jugada de alto riesgo.

Trabajadores inmigrantes. La riesgosa jugada para sacarlos de las sombras

Trabajadores inmigrantes. La riesgosa jugada para sacarlos de las sombras

 

 

 

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, y del Premio Nacional Repertorio Español, 2016, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial) y la antología Diáspora: Narrativa breve en español de los Estados Unidos, de la que es coordinador y que fue publicada por Vaso Roto Editores en 2017. Ex director editorial de la revista contratiempo.

Comentarios

Un comentario en “Plan con maña: Obama y el efecto migratorio

  1. Totalmente de acuerdo. Una acción tardía, costosa y riesgosa que de todos modos dará un respiro temporero a algunos inmigrantes, mientras se compra tiempo y se nutre la esperanza de una solución justa y permanente. E, indudablemente, una tremenda movida política: poner en jaque al Congreso y prepararle el camino a Hillary.

    Publicado por Magdalena Garcia | noviembre 28, 2014, 5:28 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 656 seguidores

Gerry’s Tweets

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: