you're reading...
Television

Final de un ciclo

En la historia de la televisión, particularmente de la estadounidense, hay momentos que marcan época: la transmisión del alunizaje del Apolo XI, el debate entre John F. Kennedy y Richard Nixon, o aquel entre Ronald Reagan y Jimmy Carter, los Beatles en el show de Ed Sullivan, la caída del Muro de Berlín, Tiananmen, el inicio de la primera Guerra del Golfo o el ataque a las Torres Gemelas; y momentos que, sin ser noticiosos, son relevantes en cuanto al medio mismo: el final de series como El fugitivo, M.A.S.H., Seinfeld, o Cheers.

Uno de esos momentos fue la despedida de Johnny Carson, conductor del programa de entrevistas y variedades The Tonight Show de la cadena NBC el 22 de mayo de 1992, que ponía fin a una carrera de 30 años que había revolucionado el concepto del talk show. Ha pasado casi un cuarto de siglo.

Un momento similar, un momento de final de ciclo, se vivirá el próximo 20 de mayo cuando, en la cadena CBS, David Letterman ponga fin a su carrera como anfitrión del programa Late Night. Este programa, hace tiempo, seguía en la barra televisiva al Tonight Show y por varios años se asumía que Letterman sucedería a Carson cuando éste se retirase. Pero cuando NBC escogió a Jay Leno en lugar de Letterman, este último literalmente se llevó su música a otra parte, a CBS y desde entonces ha sido el indiscutible rey de la “televisión de media noche”.

Letterman, rey de la noche

Letterman, rey de la noche

Confieso que siempre le fui parcial a Letterman. Nunca le vi el chiste a Leno, y la mezcla de sarcasmo, agudeza mental, desparpajo e irreverencia de Letterman me convirtieron en un fiel seguidor de su programa.

Admito que el formato del talk show es poco flexible, y tiende a ser repetitivo. Mantener altos registros de audiencia, y credibilidad como anfitrión, durante más de 30 años es algo admirable, algo que como pocos lograron Letterman y su antecesor, Carson.

Algo más: una peculiaridad del talk show estadounidense es que en este formato se ha logrado acomodar la crítica social, política y cultural, disfrazada de comedia, sátira o parodia. Este es un fenómeno que merece un libro, o varios libros. La crítica, que en otros países normalmente viene del mundo intelectual y académico, en Estados Unidos viene del mundo del entretenimiento, y su semillero ha sido el stand up comedy, del que precisamente surgieron Letterman, Leno y la joven camada que los ha ido reemplazando.

No es que no haya una crítica seria a nivel intelectual y académico en Estados Unidos, por supuesto que la hay, pero su espacio público es muy reducido. El intelectual se encierra, o es encerrado, en esas torres de marfil que son las universidades en este país: su ámbito de acción es escaso –el aula, los intercambios con otros académicos, y las conferencias, que son mayoritariamente para académicos y sus alumnos. El cómico de televisión, en cambio, tiene millones de espectadores.

El siglo XXI vio el surgimiento de un sub género del talk show que ha revolucionado el panorama: la parodia noticiosa, en especial el Daily Show de la cadena Comedy Central. Afianzada en el fenómeno de la televisión por cable, Comedy Central creó la parodia de noticiero, lanzando mundialmente la carrera del cómico Jon Stewart, de cuyo establo surgió Stephen Colbert, quien encabezó su propia parodia de talk show conservador, The Colbert Report. Stewart y Colbert han terminado su andadura en sus respectivos programas. Aún no sabemos qué hará Stewart, pero Colbert es el sucesor designado por CBS para reemplazar a… Letterman.

Imagino que Colbert triunfará. Yo echaré menos a Letterman, sus enormes dientes, el acompañamiento musical de Paul Shaffer y su orquesta, las entrevistas, el monólogo inicial, la lista del Top 10 y la serie de tarugadas, sarcasmos, experimentos y puntadas de Letterman, como arrojar sandías desde una azotea sólo para ver cómo estallan contra el pavimento, o el protagonismo que daba a su propio personal, aún a los personajes más inverosímiles. O hacer cosas como jugar a que trabajaba en un Taco Bell para hacer rabiar a sus clientes. Siempre fue una buena rutina irse a dormir después de reír un poco con sus ocurrencias.

Le deseo suerte.

Colbert, el heredero del trono.

Colbert, el heredero del trono.

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

mayo 2015
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: