you're reading...
Religion

Réquiem por un hombre extraordinario

Recorrió el mundo entero, fundó iglesias, perdió un país y ganó el corazón de muchos. Con la mujer de su vida, compartió 55 años y creó una familia. La muerte le llegó rápido, en esta Ciudad de los Vientos, el 5 de agosto. En sus últimos días se fue apagando, luz por luz.

Onell Asiselo Soto Almaguer nació en un pueblecito de la provincia de Oriente llamado Omajá. Descendiente de gallegos, quiso estudiar Medicina y en un mismo torbellino el amor, la vocación religiosa y la Revolución Cubana se le presentaron en su vida. Por amor, cambió de país y cambió de la Iglesia Metodista a la Iglesia Episcopal. Por la Revolución se fue de Cuba de la mano de Nina, su esposa, con rumbo a Estados Unidos y con su padre, Juan Soto, preso en las cárceles castristas.

En Estados Unidos se hizo sacerdote y, siempre de la mano de Nina, y con su hija mayor, mi Ana María, se lanzó a otras tierras con la encomienda de abrir misiones. Lo hizo en Ecuador y en El Salvador, y pasados muchos años, ya con cuatro hijos (Lidia, Onell y Elena, además de Ana María), fue consagrado Obispo Anglicano de Venezuela. Luego sería Obispo Auxiliar en Atlanta y en Birmingham, Alabama, antes de jubilarse.

‘Fue también un comunicador incansable. Se preocupó por difundir el mensaje de la Iglesia Episcopal en América Latina y entre la comunidad latina de Estados Unidos. Fundó revistas, hizo radio y televisión y prácticamente hasta el último día escribió una columna semanal de noticias religiosas, la infatigable Rapidísimas.

Mi historia con él se remonta a 1992, cuando Ana María y yo nos comprometimos para casarnos. Sin saber casi nada de mí, me abrió los brazos y me dio la bienvenida en su familia. Fue uno de mis amigos más queridos, además de mi suegro, y en mucho fue un padre para mí. Bautizó a mi hija Susana, como bautizó a todos sus otros nietos: Tomás, Nina, Cristina, Alicia y Lucas.

Siempre hablamos mucho, sobre todo de política. No siempre coincidíamos, pero nos respetábamos y escuchábamos. Alguna que otra vez jugamos dominó. Sobre todo, compartimos tiempo, abrazos, cariño, pan y sal.

Además de un extraordinario sentido del humor, Onell era un hombre para quien el amor por su familia, el compromiso con su fe, y el amor por su misión como sacerdote y comunicador constituían un mismo universo, una sola pasión.

Cuando Ana María y yo, recién casados, nos fuimos a vivir a Bruselas, Onell me dio un abrazo de despedida y me pidió, en su inimitable sentido del humor, que la cuidara.

La víspera de su muerte, en sus últimos momentos de coherencia, en su cama de hospital, cuando le daba las buenas noches, me lo volvió a pedir.

Fue, hasta su último segundo, un hombre extraordinario. Me quedan de él muchos recuerdos, muchas enseñanzas, mucho cariño. Sé, así, que es eterno.

 

 

Onell Soto, 1932-2015

Onell Soto, 1932-2015

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, y del Premio Nacional Repertorio Español, 2016, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial) y la antología Diáspora: Narrativa breve en español de los Estados Unidos, de la que es coordinador y que fue publicada por Vaso Roto Editores en 2017. Ex director editorial de la revista contratiempo.

Comentarios

2 comentarios en “Réquiem por un hombre extraordinario

  1. ¡Les acompaño los sentimientos! ¡Un fuerte abrazo solidario para Ana María! Abrazos, Juanita

    Publicado por Juana Goergen | agosto 7, 2015, 9:43 AM
  2. Preciosos recuerdos!!!!

    Mi tío Onell:
    Interiorizo en tu preciosa familia y se refleja la mía propia!. Es por eso que me toca de tan cerca tu partida.
    Te conocía de tan cerca en mi infancia sin haberte visto nunca, sin embargo ya eras una gran figura pública!.
    En uno de tus viajes a Cuba hicistes para mi, las únicas fotos a color que tengo como recuerdo de mis 15 años. Pocas veces te vi antes de mi llegada a Estados Unidos pero estabas ahí, presente, en cada movimiento de los cubanos, en cada ayuda a la familia toda. Todos hablaban de ti!, eran famosas tus historias y chistes.
    Cuando llegue a Estados Unidos ya era mujer, esposa y madre de 3 hijos; fue entonces que te conocí de muy cerca!, sentí tu cariño familiar, disfrute de tus historias y cuentos, de aquellos que hablaban tantas personas.
    Y tu sonrisa?, esa que te representaba, esa que queda en cada foto tuya, esa que me queda guardada en mi corazón, esa me la llevo por siempre querido tío!
    Con mucho cariño, tu sobrina Loida.

    Publicado por Loida | agosto 8, 2015, 7:37 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 654 seguidores

Gerry’s Tweets

agosto 2015
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: