you're reading...
Inmigracion

Eurozombies

¡Qué rápido Europa ha olvidado a Europa! Por ahí circula un libro que recomiendo leer, gordito el volumen eso sí, no es para un fin de semana playero. Se trata de The Sleepwalkers o Sonámbulos como se le tradujo al español, de Christopher Clark quien relata con lujo de detalles la cadena de imbecilidades, irresponsabilidades y salvajadas que, hace 100 años, condujeron a Europa a la Primera Guerra Mundial.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Europa buscó un acercamiento a sí misma. Bajo la amenaza de una conflagración nuclear, el viejo continente buscó puntos de comunidad a través de la economía para formar una asociación más estable y evitar futuras guerras. Del comercio se pasó a una integración creciente hasta formar una Unión que hoy abarca casi todo el continente.

En el camino, se unificaron las divisas, la política exterior, la defensa y hasta la política migratoria.

En el camino, Europa comenzó a dormirse.

A ratos, no pienso en sonámbulos sino en los zombies que tan de moda están hoy en cine y televisión. Eurozombies.

La población y los líderes se han zombificado: no les late el corazón, la sangre dejó de circularles y tienen que alimentarse de lo que esté vivo, mientras caminan, erráticos, torpones y sin sentido, por sus antiguas fronteras, desprovistas supuestamente de barreras pero cargadas de los mismos odios, resentimientos y desconfianzas de siempre.

Por ánimo de unificar la economía, Europa creó un sistema financiero que rompió con la idea del Estado de Bienestar (cierto, ese también era un tanto utópico por razones de mera lógica y números), y creó una profunda división entre países de fuerte armazón financiera (Alemania, Francia, Reino Unido) y aquellos que parecen estar sostenidos por alambres (Grecia, Portugal, España).

La crisis griega puso a Europa bajo el reflector, y lo que vimos fue a los eurozombies bailando un valsecito.

Migrants Mediterranean

No tardamos mucho, tras la crisis griega, en ver la zombificación europea en todo su esplendor. Se ha roto el dique de una crisis migratoria. Miles de desplazados – de Siria, de Libia, de tantos otros países – llegan como pueden a las playas y ciudades europeas, dejando seres queridos muertos en el Mediterráneo. Y los zombies les dan con la puerta en las narices.

Se hacinan en las estaciones de trenes, y los zombies, vestidos de razón de Estado, no los dejan abordar.

Es corta la memoria de los zombies porque no hace tanto tiempo que Europa se miraba a sí misma en harapos, sangrienta, malherida, muerta de hambre, víctima de guerras, pobreza, persecuciones políticas. Y buscaba asilo en otras tierras. Irlandeses, alemanes, portugueses, italianos, polacos se lanzaban a la desesperada a otras latitudes porque en Europa sus vidas corrían peligro o no valían ni medio centavo.

Muchos húngaros – incluyendo la mejor generación de futbolistas de la historia magyar – huyeron como pudieron de los tanques soviéticos y otros países les dieron refugio. Hoy los húngaros no quieren saber nada de inmigrantes que huyen de otras persecuciones.

Los zombies no tienen memoria. La euroamnesia es una condición contemporánea.

Mediterranean migrant voyages -ST Graphics

Igual no sirve de nada recordarles allá en Bruselas, Estrasburgo, Berlín, París o Londres, que las condiciones económicas y geopolíticas creadas por Occidente son corresponsables de las profundas crisis nacionales que han obligado a miles y miles de civiles de Medio Oriente y África a jugarse el todo por todo.

Igual no sirve de nada  mostrarles la foto del niño sirio, cuyo cadáver fue rescatado en las costas de Turquía.

¿Para qué recordarles, si son zombies?

Al formarse como Unión, Europa se auto abanderó en defensora y garante de los derechos humanos y la democracia. Estaba en su ideario, en su filosofía.

Hoy los zombies miran a otra parte, con ojos cuyas cuencas están vacías, mientras se acumulan en playas y estaciones de tren los desesperados a los que les contaron un cuento chino.

 

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: