you're reading...
Literatura

Fénéon, el silencioso

La historia pudo haber olvidado fácilmente a Félix Fénéon, y tal vez él así lo hubiera querido. Su labor era silenciosa. Contemporáneo de grandes escritores y artistas, no pretendía ser como ellos aunque hizo mucho para que las voces de ellos fueran conocidas y escuchadas. De su escasa obra escrita sabemos a pesar de él mismo.

La casa editorial de la New York Review of Books publicó en 2007 las excelentes Novelas en tres renglones. Desconozco si hay versión en español. El libro cayó en mis manos hace apenas unos meses. La traducción, y el muy buen prólogo, son de Luc Sante, y cuenta con varias ilustraciones, sobre todo de Félix Vallotton.

El libro, que vale mucho la pena, es irónicamente lo menos interesante de la vida de Fénéon, no por nada no se publicó hasta después de muerto. Fénéon murió en 1944, cuando la Segunda Guerra Mundial se acercaba a su fin, y el libro surgió de la iniciativa de su amante Camille Plateel, que recopiló las mininovelas en un álbum; sin embargo, no fue sino hasta que ella misma murió (no sé en qué año) que el álbum, con las más de mil 200 piezas, fue a parar a manos de Jean Paulhan, albacea de ambos. Paulhan las publicó con Gallimard en 1948, con una posterior reedición en 1970.

¿Quién era, entonces, Fénéon? Por ponerlo de esta manera, creo que Fénéon fue el punto clave de encuentro para la gran Francia literaria de principios del siglo XX, la Francia de las vanguardias, la Francia que rompía con las grandes tradiciones del arte y la escritura. Fénéon fue testigo, pero mucho más que eso, fue catalizador.

Félix Fénéon

Félix Fénéon

Lo pongo de esta manera: como editor de la Revue Blanche, Fénéon tuvo como crítico de música a Debussy y como crítico de libros a André Gide. Ahí nomás. En esas páginas publicó a gente como Marcel Proust, Guillaume Apollinaire, Alfred Jarry, Paul Claudel, Charles Péguy, Jules Renard, Marcel Schwob, Maurice Maeterlinck, León Blum, y muchos otros más. Descubrió a Georges Seurat, e impulsó las carreras de post-impresionistas como Nabis, Signac, los dos Pissarros, Maximilien Luce, Félix Vallotton, Toulouse-Lautrec, Bonnard, Maurice Denis, y otros. Y como editor de libros tuvo muchos importantes, pero dos claves para la literatura del siglo XX: las Iluminaciones de Rimbaud, y los Cantos de Maldoror de Lautréamont.

Pese a este impresionante palmarés, su labor seguiría siendo anónima, en parte porque así él lo quiso (“yo no aspiro más que al silencio”, dijo alguna vez), y en parte porque Fénéon tuvo una doble vida: en el agitado tránsito del siglo XIX al XX, el escritor y editor tuvo muchas simpatías con, y participaciones en, movimientos anarquistas y se cree, aunque nunca se pudo probar, que estuvo detrás de al menos dos atentados en París.

¿Por qué llegan hasta nuestros días las novelas mínimas que escribió? Estas eran micronoticias, en su inmensa mayoría de sucesos –lo que llamamos nota roja o criminal- que Fénéon fue componiendo y publicando a lo largo de muchos años, en el diario Le Matin. Todas y cada una de las 1,220 novelas en tres líneas son verídicas. En ese periódico, Fénéon fue puesto a cargo de la sección faits divers, lo que hoy llamaríamos “sucesos”, y desde ahí con tremendo sentido de la síntesis, una enorme dotación de humor negro, y un sentido genial de la gramática y la estilística, Fénéon le contó al mundo los hechos que marcaban la cotidianeidad de la Francia de pre-guerra.

Félix Fénéon, visto por Vallotton.

Félix Fénéon, visto por Vallotton.

Dice correctamente Luc Sante que en esa época, el periódico diario (fuese matutino o vespertino) reinaba como medio de comunicación masiva. Muy lejos aún estaban el radio y la televisión, muchísimo más el Internet y las redes sociales (ni qué decir que Fénéon hubiese sido un gran tuitero). Fénéon entendía ya que la realidad podía informar al arte, y a través de esas micronovelas  abre el paso a los collages de Picasso o Braque, o a los cadáveres exquisitos de los surrealistas.

Comparto con ustedes doce de las novelas en tres líneas de Fénéon. Asumo toda responsabilidad de cualquier mala traducción. Disfrútenlas.

 

1- Al llegar a casa, Vauthier, trabajador en La Chapelle-au-Bois, Vosgos, encontró a su mujer ebria, y virtuosamente la estranguló.

2- De noche, Blandine Guérin, de Vaucé, Sarthe, se desvistió en las escaleras y, desnuda como un muro de escuela, se ahogó en el pozo.

3- Conversador irascible, Convest, de Thiais, golpeó con una barra de hierro la cabeza de su interlocutor, Milot, de Choisy-le-Roi.

4- Una vez más, Cristo está en los muros de las escuelas de Ruaux, Vosgos, obra del alcalde, Paul Zeller, que es uno de los fanáticos.

5- Cuatro veces en una semana la empleada Marie Choland quemó la granja de su patrón. Ahora podrá incendiar la prisión de Montluzon.

6- Scheid, de Dunquerque, le disparó tres veces a su mujer. Puesto que falló todas, decidió apuntarle a su suegra y acertó.

7- Apostó que podía beber 15 ajenjos seguidos mientras comía un kilo de carne. Tras el noveno, Théophile Papin, de Ivry, se desplomó.

8- Louis Lamarre no tenía hogar ni empleo, pero sí tenía algunas monedas. En una tienda de Saint-Denis se compró un litro de queroseno y se lo bebió.

9- Cerca de Noisy-sur-École, el Sr. Louis Delillieau, de 70 años, murió de embolia por el calor. Rápidamente su perro Fido le comió la cabeza.

10-Le Verbeau golpeó a Marie Champion en los pechos, pero se quemó un ojo puesto que el ácido no es un arma de precisión.

11- Un desconocido pintó de amarillo los muros del cementerio Pantin; Dujardin se paseó desnudo por Saint-Ouen-l’Aumone. Gente loca, al parecer.

12-¡Está bien. Ya no las molestaré!, dijo el Sr. Sormet de Vincennes a su mujer y a su amante, y se voló la tapa de los sesos.

Ilustración “El asesinato” de Vallotton, incluida en el volumen de micronovelas de Fénéon

Ilustración “El asesinato” de Vallotton, incluida en el volumen de micronovelas de Fénéon

Acerca de gerardo1313

Escritor, periodista, comunicador y comentarista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, y el poemario En el pais del silencio (publicado en 2015 por Ediciones Oblicuas, Barcelona). Director editorial de la revista contratiempo (http://contratiempo.net)

Comentarios

3 comentarios en “Fénéon, el silencioso

  1. Qué hallazgo, querido Gerardo, bravo. No recuerdo haber oído sobre Feneon (lo que lo deben haber bulleado por ese apellido, tan sonoramente similar a fainéant), pero definitivamente tengo que conseguir su libro. Sin duda tiene puntos de contacto con el de Aub, quien en el prólogo menciona como antecedentes a Quevedo, Gracián, Goya y Gómez de la Serna. Gracias de nuevo.

    Publicado por danioska | marzo 1, 2016, 9:58 AM

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Matar a alguien porque le huele la boca – palabrasaflordepiel - marzo 1, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 619 seguidores

Gerry’s Tweets

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: