you're reading...
Uncategorized

Chicago y la patada a Donald Trump

Por una noche, Chicago se reencontró con su historia.

 

Por una noche, Chicago volvió a ser la de los disturbios anarquistas que dieron origen a la fiesta del 1 de mayo, la Chicago insumisa que protestó contra la maquinaria del ex alcalde Daley en 1968, la Chicago que se paralizó en 2005 cuando un millón de inmigrantes marcharon por sus calles exigiendo amnistía.

 

Por una noche, Chicago volvió a ser la ciudad bronca, de los anchos hombros, del poema de Carl Sandburg, la pendenciera y libertaria, la que va a su aire.

 

Por una noche, Chicago olvidó sus propios horrores – el desastre político y financiero de la administración del alcalde Rahm Emanuel, los tiroteos en los barrios, los abusos policiales – e hizo lo que otras ciudades en Estados Unidos ahora han empezado a imitar.

GOP-2016-Trump_Horo-13-635x357

Esa noche, la del viernes 11 de marzo, fue la que vio a miles de Chicaguenses – hombres, mujeres, niños, jóvenes, viejos, inmigrantes, ciudadanos, homosexuales, bisexuales, pansexuales, socialistas, moderados, anarquistas, universitarios – congregarse en torno a, y dentro de, un recinto para decirle no, un claro, contundente no, al candidato del odio y la exclusión, a un Donald Trump que sigue embalado en su carrera a ser candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos.

 

Las campañas primarias hacia las elecciones generales de noviembre han llegado a su punto crítico: el martes 15 se dirimen tres estados clave: Florida, Ohio e Illinois. Tanto demócratas como republicanos están muy cerca de definir a sus candidatos presidenciales.

 

Trump llegó a Chicago en la cima de la estúpida y violenta arrogancia que lo ha colocado al frente la carrera republicana.

 

Llegó encabezando a un partido roto por el eje, entre un conservadurismo viejo, corrupto e ineficiente, y un neoconservadurismo racista, clasista, intolerante, fanático y violento. Un neoconservadurismo que es hijo de esa pareja ahora ungida como si fueran santos o figuras bíblicas, Ronald y Nancy Reagan.

 

11._trump_rally_at_university_of_illinois_attracts_thousands_of_protestors.77

De la revolución conservadora de los Reagan surgieron las presidencias de los Bush, el extremismo ideológico de Dick Cheney, Donald Rumsfeld y Karl Rove que metió al país en las guerras de Irak y Afganistán; de ahí surgió el deplorable movimiento del Tea Party y las figuras de Ted Cruz y otros radicales del veneno y la hipocresía; y de ahí surgió esta última abominación que es Trump, cuya presidencia desnuda lo peor de la paranoia ultranacionalista de muchos sectores traicionados y desposeídos por la recesión de 2008, pero ideologizados de tal manera que no ven la culpa en los poderes fácticos de Washington y Wall Street, sino en el alien – el otro, sea éste inmigrante, negro, homosexual, o liberal.

 

Chicago dijo no a todo eso. Al hacerlo, mostró la cobardía de un Trump que escupe bravatas desde el podio, pero que tiembla como ratón de alcantarilla cuando alguien le grita o se le sube al escenario, que es incapaz de dar la cara cuando reclaman su nombre a gritos. Que es cobarde y mentiroso, como todos los megalómanos, como todos los fanáticos.

 

No sé que pasará. Al día siguiente de la noche de Chicago, acudí a votar. Había cola, lo cual es muy buena señal tratándose de una elección primaria. Hay mucho por recorrer de aquí a noviembre. Ojo: aún si no es Trump el candidato republicano, el odio que lo sigue como la peste a un cerdo irá a pegársele a otro. Trump encarna algo que otro energúmeno como Ted Cruz también podría encarnar.

 

Al menos sé que Chicago, mi ciudad, alzó el puño y dijo no.

 

135181285_14577616504511n

 

 

 

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, y del Premio Nacional Repertorio Español, 2016, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial) y la antología Diáspora: Narrativa breve en español de los Estados Unidos, de la que es coordinador y que fue publicada por Vaso Roto Editores en 2017. Ex director editorial de la revista contratiempo.

Comentarios

3 comentarios en “Chicago y la patada a Donald Trump

  1. 2006, compadre, no 2005…

    Publicado por Jorge Mújica | marzo 13, 2016, 5:09 PM

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Chicago y la patada a Donald Trump | Edúcate Latina - marzo 13, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 654 seguidores

Gerry’s Tweets

marzo 2016
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: