you're reading...
Religion

Los panqueques del nene Bergoglio

 

Admito mi fuerte curiosidad por el cardinal Bergoglio y su nuevo pontificado como Francisco I. Será que me educaron los jesuitas; si algo me enseñaron fue a ser curioso, a investigar, a interesarme por mi entorno.

Las primeras señales que da Bergoglio es la de una revisión de la imagen del papado. Se nos presenta Francisco I como un papa tan mediático como Juan Pablo II, lo que representa un fuerte cambio con la personalidad oscura y misteriosa de Ratzinger.

De entrada, rechaza vivir en los suntuosos apartamentos papales del Vaticano, y escoge una habitación más modesta. Y habla del compromiso de la iglesia con los pobres. Por mí, puede vivir bajo un puente de la autostrada si quiere, porque el tema de fondo es otro: Bergoglio puede ser un papa tan mediáticamente astuto como Wojtyla, aunque su estilo difiera. Para Wojtyla era esencial sacar al papado de Roma, llevarlo al mundo. Para Bergoglio, redimensionar la institución.

Reconozcamos que la idea de humildad y modestia de Bergoglio no es nueva. Su elección del nombre de Francisco es específica. La iglesia siempre se ha debatido entre su compromiso social y su esplendor material. Juan XXIII y Juan Pablo I eran de quienes optaban por lo primero; basta leer o releer El nombre de la rosa de Umberto Eco para recordar que los franciscanos habían insistido, siglos atrás, en una interpretación específica de los evangelios en materia del compromiso con los pobres.

Y baste recordar que tanto el Concilio Vaticano II como la Conferencia General de Obispos de 1967 en Medellín se habían posicionado en torno al tema de la pobreza. De ahí surge la llamada teología de la liberación que tan concienzudamente fue desarmando Juan Pablo II.

Bergoglio y Cristina: tomandose un matecito.

Bergoglio y Cristina: tomandose un matecito.

Sigamos con la astucia de Bergoglio: entre sus primeros encuentros públicos se reunió la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, con la que tiene claras diferencias ideológicas; y con su antecesor, el papa Ratzinger. Bergoglio – y esto le debe venir de los jesuitas, que no de los franciscanos – marca su territorio. Sabe que tiene que posicionarse frente a la Kirchner como latinoamericano y argentino; y sabe que tiene que mantener a Ratzinger en el exilio que el propio Benedicto XVI escogió.

Bergoglio y Ratzinger, enmedio una lonchera con bratwurst y choripan

Bergoglio y Ratzinger, enmedio una lonchera con bratwurst y choripan

Bergoglio es un político astuto: ya se ha instalado también en redes sociales, y su aparato de comunicación difunde el siguiente mensaje a los medios: su papado no será político, sino pastoral. Y los medios se comen el panqueque con golosa y angelical sonrisa.

Francisco I ha creado un importante señuelo mediático porque quiere que la atención se concentre en el doble mensaje pastoral/pobreza, y no en los temas verdaderamente candentes para el Vaticano: los escándalos de pedofilia de resolución aún pendiente; el papel de las mujeres en la iglesia; los matrimonios de homosexuales; la insensata postura de la iglesia en materia de sexualidad; y la nula transparencia de las finanzas vaticanas. Todos estos temas le estallaron bajo la sotana a Ratzinger y, en mi opinión, lo forzaron al retiro en vida.

Y Francisco I fue a entrevistarse con él a Castelgandolfo para asegurarse que el dogmático alemán no cambie de idea, ni se entrometa. Lo que aún no sabemos es cuál será la postura del nuevo papa en torno a estos asuntos.

Entretanto, los medios de comunicación nos deleitan con fascinantes historias sobre la infancia de Bergoglio (como si asomarnos a la escuela a la que acudió cuando parvulito nos diese una idea sobre las características de su papado); era un chico estudioso, decía una persona, que obviamente no lo conoció porque es más joven que Bergoglio. ¿Y qué iba a decir? ¿Que era un niñato punk que escupía a sus profesores, levantaba las faldas a las chicas y torturaba pajaritos?

Nos falta ver un reportaje sobre el nene Bergoglio y los panqueques que le servían cuando se portaba bien, sacaba 10 en geometría y ayudaba a las ancianas a cruzar la calle.

Ya aparecerá.

 

Anuncios

Acerca de gerardo1313

Escritor y periodista mexicano. Reside en Chicago. Autor del libro de relatos A veces llovia en Chicago (Ediciones Vocesueltas/Libros Magenta, 2011, ganador del Premio Interamericano Carlos Montemayor 2013), la obra de teatro Blind Spot (Ganadora del Primer Premio Hispano de Dramaturgia de Chicago, 2014, y del Premio Nacional Repertorio Español, 2016, publicada por Literal Publishers en la coleccion (dis) locados, los poemarios En el pais del silencio (2015, Ediciones Oblicuas; y Silencio del tiempo, 2016, Abismos editorial) y la antología Diáspora: Narrativa breve en español de los Estados Unidos, de la que es coordinador y que fue publicada por Vaso Roto Editores en 2017. Ex director editorial de la revista contratiempo.

Comentarios

2 comentarios en “Los panqueques del nene Bergoglio

  1. El nombre del papa es Francisco a secas, sin el ordinal. En eso responde a la tradición (que acaso se quebró en el caso de Juan Pablo I). Por eso, en la lista de los papas, tenemos a Lino, Anacleto, Evaristo, Telésforo, Higinio, Aniceto, etc. nombres de los cuales hay uno solo y que por tanto no llevan el ordinal. Cualquiera de ellos se convertiría en I si mañana surgiera un papa del mismo nombre. Lo mismo ocurre ahora. Para que este caballero pueda ser llamado Francisco I hay que esperar a que otro papa del futuro adopte el nombre de Francisco.

    El tono sarcástico de este artículo denuncia una posición ideológica afín a la llamada “teología de la liberación”, que responde más a la praxis marxista que al Evangelio. La erradicación revolucionaria de la pobreza no es un postulado cristiano. Jesús le pidió a sus seguidores que tuvieran presente a los pobres, porque “a los pobres siempre los tendréis con vosotros”. La pobreza para el cristianismo clásico no era un estado del cual salir, sino al cual aspirar. Ese también fue el ideal de Francisco de Asís, no así del untuoso y taimado de Gustavo Gutiérrez.

    Publicado por Vicente Echerri | marzo 29, 2013, 12:34 AM
    • Gracias, Vicente, por la aclaración sobre el nombre del papa. No me considero en absoluto seguidor de la teología de la liberación; por el contrario soy muy crítico de ella pero tal vez me traiciona el subconsciente masajeado por tantos años de formación marista y jesuita. Te agradezco tu comentario. Un saludo afectuoso.

      Publicado por gerardo1313 | marzo 29, 2013, 6:37 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 656 seguidores

Gerry’s Tweets

marzo 2013
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: