Última Entrada.

La aguda mirada del odio

Aclaro, antes de entrar en materia, que no me refiero nada más a lo que se ha venido en los últimos tiempos, a esta revolución nacionalista, racista, clasista, sexista que encabeza Trump en Estados Unidos, Putin en Rusia, los patanes del Brexit en el Reino Unido y muchos otros etcéteras. Ellos son la más reciente manifestación de odios que, desde la izquierda y la derecha, desde distintas formas de religión, desde distintas ideologías, nos acompañan desde principios de la humanidad.

Tal vez sí, en los siglos XX y XXI vivimos formas más sofisticadas del odio a través de las tecnologías industrial, bélica, y de comunicaciones.

Digo que sólo el ser humano puede, a un tiempo, descubrir los usos del fuego para darse calor, ahuyentar las fieras, comer y, en un santiamén, reducir a su enemigo humano real o percibido a cenizas; sólo el ser humano puede usar una piedra para construir y para reventarle el cráneo al de al lado. 

Abrumados por la magnificación de los medios y la globalización, a diario nos bombardea esta nueva oleada de odio.

Los protagonistas son nuevos, y ciertas de sus prácticas, pero es el mismo odio viejo de siempre.

Inescapable el odio se reinventa y no se va.

A veces nos engañamos creyendo que disminuye, que lo controlamos, que nuevas conciencias y acciones lo mitigan, pero es nuestro compañero de viaje.

only-the-dead-see-the-end-of-war-1920

No me venzo ni renuncio: en esa masa negra y pesada del odio, hay jirones por donde se cuela el amor, unos que desgarro yo, otros que se desgarran desde fuera, jirones que dejan entrar una luz que nos restaura. Si les parece cursi, allá ustedes.

Recién leí un poema de Wislawa Szymborska que habla de todo esto, que lo dibuja con su habitual economía de lenguaje y riqueza de imágenes. Pocas como ella logran plasmar en unos cuantos versos la pesada carga de ciertos sentimientos. Lo transcribo, con aviso al lector, de que el original por supuesto está en polaco y que yo trabajé sobre la traducción al inglés que hicieron Stanislaw Baranczak y Clare Cavanagh para View with a Grain of Sand (1995, Harcourt Brace). El poema Hatred (Odio) forma parte del libro The End and the Beginning que Szymborska publicó hacia 1993. Pensemos que mirando en torno suyo, Szymborska veía Sarajevo, Ruanda, los sacudimientos del fin del imperio soviético, el fin de la primera Intifada. No le faltaban motivos.

 

Hatred/Odio

 

Wislawa Szymborska

 

Vean cuán eficiente es aún,

cómo se mantiene en forma—

el odio de nuestro siglo.

Con qué facilidad libra los obstáculos más altos.

Con qué velocidad salta y nos rastrea.

 

No es como otros sentimientos.

Al tiempo más viejo y más joven.

Se gesta de las razones

que le dan vida.

Cuando duerme, nunca es un descanso eterno.

Y el insomnio no le resta fuerza: la alimenta.

 

Una religión u otra—

lo que lo apreste, en posición.

Una patria u otra—

lo que le ayude a la arrancada.

Al principio la justicia funciona

hasta que el odio gana inercia.

Odio. Odio.

Su rostro torcido en una mueca

de éxtasis erótico.

 

¡Oh! Los otros sentimientos,

enfermizas apatías.

 

¿Desde cuando las hermandades

convocan multitudes?

¿Alguna vez ha quedado la compasión

en primer lugar?

¿Acaso la duda despierta a la chusma?

Sólo el odio tiene justo lo necesario.

 

Talentoso, diligente, trabajador.

¿Hay que mencionar las canciones que ha compuesto?

¿O las páginas que ha agregado a nuestros libros de historia?

¿O las alfombras humanas que ha tendido

sobre incontables plazas urbanas y campos de fútbol?

 

Hagámonos a la idea:

sabe cómo crear belleza.

El espléndido resplandor del fuego en los cielos de medianoche.

Las magníficas bombas reventando en amaneceres rosados.

No podremos negar el pathos inspirador de las ruinas

y un cierto obsceno humor encontrado

en la robusta columna que se erige en su centro.

 

El odio es un maestro del contraste—

entre explosiones y mortal silencio,

roja sangre y blanca nieve.

Sobre todo, nunca se cansa

de su leitmotif—el impecable verdugo

que se alza imponente sobre su manchada víctima.

 

Siempre está listo para nuevos retos.

Si tiene que esperar un rato, lo hará.

Dicen que es ciego. ¿Ciego?

Tiene la mirada aguda del francotirador

y atisba impertérrito hacia el futuro

como sólo el puede.

 

PHOTO: DAMIAN KLAMKA/EAST NEWS  15/05/2011 KRAKOW  2. FESTIWAL CZESLAWA MILOSZA W KRAKOWIE  N/Z WISLAWA SZYMBORSKA

PHOTO: DAMIAN KLAMKA/EAST NEWS
15/05/2011 KRAKOW
2. FESTIWAL CZESLAWA MILOSZA W KRAKOWIE
N/Z WISLAWA SZYMBORSKA

Archivos

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 640 seguidores

Gerry’s Tweets

abril 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Share This Blog

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: